Recuperación postparto

Cómo entender tus primeros días como madre

A la llegada del bebé y a la felicidad de ser madre hay que sumarle una serie de cambios físicos y emocionales

El embarazo es una de las etapas más especiales en la vida de una mujer y, tras dar a luz, la felicidad se multiplica aunque a ello hay que sumarle unos cambios físicos y emocionales temporales, que son distintos en cada mujer. Durante las primeras semanas después del parto el cuerpo de la mujer empieza a adaptarse a su nuevo estado, este es el periodo denominado puerperio y es durante este tiempo cuando se empiezan a formar vínculos con su bebé y cuando te empiezas a adaptar a tu nueva vida familiar.

El postparto suele tener una duración de entre 4 y 6 semanas, o más tiempo si te han practicado una cesárea y a lo largo de estos días es posible que te sientas abrumada no solo por la explosión de sentimientos, sino por todo lo que vas a experimentar a nivel físico mientras tu cuerpo vuelve a su ser y que va a estar marcado por un cansancio desconocido para ti, con el que tendrás que lidiar porque tu bebé requerirá tu atención continua.

Madre durmiendo junto a su bebé durante el postparto VER GALERÍA

Leer: Cómo fue el parto, los miedos que tiene... Laura Escanes habla de sus primeros días como mamá

¿Qué le pasa a tu cuerpo?

Además del agotamiento, hay otros cambios que puedes experimentar:

  • Subida de la leche: te decantes o no por la lactancia materna, la subida de la leche se producirá a partir del segundo o el tercer día. Aunque al principio tendrás el llamado calostro, la primera leche que produces y a la que se conoce como 'oro líquido' de las mamás por la alta concentración de nutrientes para un recién nacido, que además juega un papel fundamental a la hora de crear su sistema inmunitario.
  • Loquios y entuertos: son sangrados vaginales que forman parte del proceso fisiológico natural que se encarga de evitar una hemorragia postparto y a que el útero vuelva a su normal tras el embarazo y el alumbramiento. Este sangrado puede durar entre 6 y 8 semanas después del parto y es importante extremar la higiene para evitar infecciones. Es probable que debido a los entuertos sientas molestias similares a las de la menstruación, son totalmente soportables, pero en caso contrario puedes volver a practicar las respiraciones que te enseñaron en el curso de preparación al parto y que conseguirán que controles el dolor y te relajes.
  • Estreñimiento: puede que después del parto a tu intestino le cueste recuperar su ritmo normal, es una molestia de lo más corriente y que puedes solucionar tomando mucha agua, alimentos ricos en fibra, y moviéndote, así que en la medida de lo posible, no dudes en salir a caminar con tu bebé, es otra manera de afianzar el vínculo con él.
  • Puntos: Si te han realizado una episiotomía (incisión en la zona del perineo que facilita el parto) estarás incómoda, te costará sentarte e incluso moverte bien. No te preocupes porque con el paso de los días irás notando alivio a media que se van secando y se caen. Si te han practicado una cesárea las molestias puede que sean mayores. Sigue los consejos de tu matrona no dudes en pedir toda la ayuda que necesites hasta que estés recuperada.

Leer: Recupera tu suelo pélvico tras el parto

Un 'tsunami' de emociones

Ser madre tiene un fuerte componente emocional que aumenta cuando estamos con nuestro bebé en brazos. Es tal el cambio hormonal que, en combinación con el cansancio y el estrés, deriva en un 'cocktail' de sentimientos difícil de explicar. Todo porque tenemos idealizada una maternidad donde todo es felicidad y va rodado, pero el choque con la realidad es un golpe duro.

  • Solo lloras: los primeros días son difíciles ya que tu bebé requiere de toda tu atención y el agotamiento no tarda en aparecer. Si a eso le añadimos el desajuste hormonal y a que físicamente no estás en tu mejor momento, lo lógico es que te sientas desbordada y con ganas de llorar en todo momento. Pero todo esto es algo normal y común a todas las madres, pero con el apoyo de tu familia, tu pareja, amigos y por supuesto, de los especialistas, lo superarás. Si este sentimiento de tristeza y ansiedad se alargara más de dos semanas, no dudes en ponerte en manos de un experto ya que es posible que tengas depresión postparto.
  • También te sientes plena y feliz: una mamá que acaba de dar a luz no solo llora de tristeza, también de alegría y alterna la tristeza con un sentimiento de felicidad plena que le da la fuerza para disfrutar de la maternidad sintiéndose capaz de cuidar de su hijo.
  • La culpa: las dudas de no saber si lo estás haciendo bien te van a acompañar desde el principio. No te cuestiones, tu objetivo es el bienestar de tu bebé y con amor lo vas a hacer lo mejor que sepas. Aún así, busca apoyo en otras madres, te sorprenderás al sentirte comprendida y esto será un bálsamo necesario en esos momentos. Pedir ayuda es algo lógico y hay personas a tu alrededor que estarán encantadas de estar a tu lado.  

Más sobre