Descubre cómo estimular a tu bebé estos días en casa

Los expertos coinciden en que cuantos más estímulos reciba, mejor será su desarrollo. Y podemos ponerlo en práctica con unas actividades muy sencillas

Ante una situación sin precedentes como la actual, es lógico que estemos intranquilos. El confinamiento ha dejado sus huellas a nivel psicológico, y aunque en muchas ocasiones no seamos conscientes de ello, también ha influido en los más pequeños. En especial, los bebés, que perciben todo lo que sucede a su alrededor.

Por ello y pese a las circunstancias, es muy importante que continúen recibiendo estimulación y conociendo ese mundo que tan ansiosos están por conocer.

Lee: ¿Qué cuidados necesitan los recién nacidos durante la cuarentena?

¿Qué entendemos por estimulación?

Carmen Romero, psicóloga y especialista en estimulación temprana, explica que "un bebé se desarrolla de manera natural". Pero las actividades de estimulación contribuirán a "potenciar su desarrollo de una forma adecuada y más completa", y al mismo tiempo, reforzar el vínculo afectivo con sus progenitores. Y pone un ejemplo: "si detectamos que a un bebé le cuesta mantener la cabeza, realizaremos ejercicios centrados en esto".

De los 0 a los 3 años es un período esencial, según detalla, ya que "con un poco de esfuerzo se pueden lograr grandes resultados".

"El problema es que, en general, nos preocupamos del desarrollo de los niños a edades más avanzadas, y por tanto, perdemos la oportunidad de 'aprovechar' la maravillosa neuroplasticidad del cerebro de los bebés. Con el paso del tiempo, el aprendizaje y la mejora, cuestan más", añade.

Lee: ¿Por qué es tan importante comunicarnos con nuestro bebé?

¿Cuándo empezar?

La psicóloga apunta que la estimulación comienza desde antes de su nacimiento, pero no es hasta que el bebé llega al mundo, cuando se intensifica a través del tacto, los sonidos…

A partir del primer mes, que califica 'de adaptación', las actividades de estimulación jugarán un importante papel y se centrarán en el desarrollo de los cinco sentidos (el del gusto no comenzará hasta los 6 meses, cuando el bebé tenga alimentación complementaria). Después, las actividades serán más multisensoriales.

La experta incide en que los padres deben adaptarse al bebé y respetar lo que quiere, nunca forzarle. "Al igual que todos nosotros, tienen una serie de carencias, unos más pronunciadas, otros menos, pero lo importante es que se desarrolle de la mejor forma posible", comenta.

"El bebé nace con unas neuronas que, en un principio, están desconectadas, y después se van conectando en función de los estímulos que reciben. Cuantos más reciban, mayores serán las conexiones, y la información fluirá más rápidamente". Y a largo plazo, se convertirá en un adulto con una mayor capacidad de adaptarse, tanto a nivel intelectual como físico.

bebe-pelotaVER GALERÍA

Lee: Oído, vista, olfato, gusto... y tacto. Así funciona la estimulación multisensorial en los bebés

Actividades de estimulación sencillas para hacer en casa

Aunque las actividades variarán en función de la edad de los bebés, los padres pueden estimularles en casa de una forma sencilla:

  • Ponerles música, lo que estimula su lenguaje y les ayuda en sus capacidades cognitivas.
  • Ayudarles a mover piernas y brazos. Realizar pequeños movimientos y masajes favorecerá que cojan conciencia de su propio cuerpo.
  • Hablarles. Su mente está en continua construcción, así que comunicarse con ellos es vital para su desarrollo.
  • Bailar con ellos para reforzar el vínculo afectivo. “El baile supone unos movimientos vestibulares que potencian el equilibro del bebé desde edades muy tempranas”.
  • Ejercicios con la pelota de pilates. Situando al pequeño sobre la pelota, se pueden realizar movimientos hacia atrás y hacia delante. Esto fomentará que desarrolle el equilibrio, necesario para caminar, correr y coordinar. Y para reforzar su coordinación mano-ojo, se puede poner un objeto frente a él para que intente cogerlo.
  • Colocarles a ratitos boca abajo. A partir del primer mes, en sesiones muy cortas, de menos de un minuto, alrededor de unas diez veces al día. Ponerle en el suelo es muy importante para empezar a gatear.

Lee: Prepara la llegada de tu bebé a casa

bebe-gateoVER GALERÍA

El gateo, el estímulo más importante

"Desde el nacimiento, lo que (los expertos) hacemos es intentar que los bebés pasen por todas las etapas del movimiento autónomo: el arrastre, el gateo, caminar y correr", explica Carmen Romero.

Sin embargo, la psicóloga resalta que en los últimos tiempos, alrededor de un 18% de los bebés no gatean, y no saben el motivo: si es porque genéticamente no están predispuestos, si se debe a que tienen dificultades o, simplemente, no se les da la oportunidad.

Pese a la creencia general, el gateo es esencial para ellos, y cuanto más se retrase el momento de ponerle en el suelo, peor será para él.

Según detalla, sus beneficios son múltiples:

  1. Logra una respiración madura. Al tratarse de un ejercicio bastante costoso, el bebé oxigena. Cuando caminan no lo hacen tanto.
  2. Adquieren una mayor resistencia.
  3. Desarrollan la psicomotricidad fina. Sus manos están en contacto permanente con el suelo, y van notando cómo en su mano, ahora pisan un suelo frío, después una alfombra… es un estímulo que reciben a nivel manual que ya va preparando sus manos para hacer otras actividades, como, por ejemplo, la prescritura y hata coger la cuchara.
  4. Activan psicomotricidad gruesa, brazos y piernas. Los bebés que gatean suelen estar musculados. Un bebé fuerte va a caminar con mayor facilidad.
  5. Se trabaja la convergencia ocular, muy importante para la lectura y la escritura. Cuando el bebé comienza a gatear y, por ejemplo, ve una pelota roja, sus dos ojos están mirando al mismo punto y el bebé se va acercando sin dejar de mirarlo.
  6. Coordinación de mano-ojo. Al principio, requiere mucha coordinación, pero después se hará de forma automática. Los niños que han gateado suelen tener una mayor coordinación.
  7. Gateo con patrón cruzado. Mover la rodilla derecha con mano izquierda, y rodilla izquierda con mano derecha. Con este ejercicio, los dos hemisferios (el derecho controla la parte izquierda del cuerpo y al revés) estarían trabajando al mismo tiempo, lo que contribuye a definir la lateralidad
    Mucha gente tiene lateralidad cruzada. Es decir, que escribe con la mano derecha, pero chuta un balón con la izquierda. Tenerla bien definida significa que prefiere el ojo derecho, la mano derecha… Los expertos se han dado cuenta de que los niños con lateralidad cruzada suelen tener problemas de aprendizaje. Así que el gateo reduce la probabilidad de que el niño tenga dificultades de aprendizaje.
  8. Se convertirán en niños autónomas y libres porque no necesitarán a un adulto para llegar a sus objetivos.

Además, se pueden encontrar más actividades en el perfil de instagram de la psicológa, @estimulacionparabebes, y su web estimulacionparabebes.com.

Lee: Eva González cuenta el truco para que su pequeño Cayetano no se resbale ahora que ya gatea

Más sobre