flujo-marron-embarazo

¿Es normal el flujo marrón durante el embarazo?

Puede darse en el primer trimestre de gestación, debido a la rotura de algún vaso o arteria durante la implantación del embrión. Aunque en algunos casos no reviste gran importancia, en otros puede conducir a un aborto

Durante el primer trimestre de embarazo, se producen diversos cambios en el flujo vaginal, siendo habitual que éste adquiera un color marrón. Y aunque comúnmente se ha asociado a un otro síntoma del embarazo, su presencia puede suponer un motivo de preocupación para las gestantes, que se preguntan si es normal o no.

Para despejar dudas, nos hemos puesto en contacto con el doctor Juan José Vidal, jefe del Servicio de Obstetricia y Ginecología de la Unidad de la Mujer del Hospital Ruber Internacional, quien afirma que "lo normal es no manchar". "El flujo debe de ser blanco durante el embarazo, más o menos abudante a medida que avanza la gestación, en relación con las hormonas de la placenta", detalla.

Lee: Cómo reconocer el sangrado de implantación cuando estás embarazada

Puede presentarse durante el primer trimestre de embarazo

"El flujo marrón es un indicador de glóbulos rojos, es decir, de que hay sangre", apunta el médico. Y comenta que alrededor del 20% de las gestantes manchan en forma de sangrado o flujo marrón. De este porcentaje, en la mitad, el 10%, ese flujo va a más, se convierte en sangre y finaliza en un aborto. Mientras que en la otra mitad, el 10% restante, "no tiene gran importancia".

Lee: Cómo saber en pocos días si estás embarazada

¿Por qué se produce?

"El manchado es relativamente frecuente en el momento de la implantación", asegura Juan José Vidal. "Cuando el embrión llega al útero, se divide en dos partes: trofoblasto y embrioblasto. El trofoblasto es el que va a dar lugar a la placenta y el que se implanta dentro del endometrio, la capa interna del útero". Un entorno que está muy irrigado por arterias y vasos sanguíneos (para garantizar el correcto desarrollo del embrión), y puede ocurrir que durante la implantación, se rompan algunos de estos vasos y arterias, provocando una pérdida de sangre, que se traduce en el sangrado.

"Si durante la implantación se rompe algún vaso grande, el sangrado será más abundante, y se produce el hematoma que bien puede reabsorberse o ir a más, produciendo el aborto", explica el ginecólogo.

En el segundo trimestre no suele haber flujos de color marrón, salvo que haya una anomalía de la placenta, y en el tercer trimestre si hay contracciones, se pueden producir pequeños sangrados o un pequeña cantidad de flujo marrón, añade.

Lee: Aborto espontáneo, una realidad que afecta a entre un 10 y un 20 % de las embarazadas

¿Qué hacer en caso de detectar este flujo marrón?

El médico señala que lo primero que debe hacer la mujer embarazada es llamar a su ginecólogo, quien valorará la situación. Asimismo, indica que lo más probable es que éste le recomiende quedarse en casa, ya que el objetivo es evitar que ese sangrado vaya a más.

En caso de que el doctor le atienda en su consulta, se le ralizará una ecografía transvaginal, donde verá ese pequeño hematoma que se ha producido.

Y, según comenta Juan José Vidal, el tratamiento es muy sencillo:

  • Reposo, moverse poco para que ese hematoma no vaya a más.
  • Progesterona, una hormona que evita las contracciones. Durante todo el embarazo, el útero está creciendo y produce pequeñas contracciones que pueden hacer que ese hematoma vaya creciendo, y que lo que comenzó como un flujo marrón se convierta en un sangrado que puede ir a más y conducir al aborto. 

Lee: ¿Cómo es el seguimiento del embarazo durante la cuarentena?

Más sobre