Alimentación saludable

¿Por qué es tan popular el plato de Harvard como guía nutricional para los niños?

Se conoce también como el 'plato para comer saludable' y ha sido ideado por Escuela de Salud Pública de Harvard

Una alimentación saludable y equilibrada es fundamental para el estado de salud de los niños, que se encuentran en pleno crecimiento, y determinante para su correcto desarrollo. El hogar debe ser una escuela para aprender a comer y la influencia de los padres en este cometido es primordial. Los hábitos y patrones instaurados desde la niñez serán un fiel reflejo del estilo de vida que los pequeños desarrollen en el futuro.

Relacionado: La nueva pirámide nutricional: una guía en tiempos de coronavirus

Para aprender a comer de manera óptima, la pirámide nutricional se ha convertido durante décadas en la referencia para muchos padres y madres, preocupados por la alimentación de sus hijos. Sin embargo, desde hace algunos años, una nueva guía ha entrado en escena para tratar de combatir la grave epidemia de sobrepeso y obesidad infantil que afecta a los países desarrollados: el plato de Harvard. Y cada vez cuenta con más defensores.

El plato para comer saludable

El 'plato para comer saludable', conocido popularmente como el 'plato de Harvard', ha sido creado por expertos en nutrición de la Escuela de Salud Pública de Harvard y los editores de publicaciones de salud de Harvard. Y es una guía de comidas saludables y equilibradas, en la que aparece un plato divido con los diferentes tipo de alimentos y nutrientes, así como una estimación de las cantidades que deben formar parte de él. Todo con el respaldo de la ciencia.

  • Frutas y verduras (½ del plato): Las frutas y verduras deben ser las grandes protagonistas del menú, llenando el plato de color y nutrientes. Las patatas no cuentan como vegetal por su efecto negativo en la azúcar en la sangre. 
  • Cereales integrales (¼ del plato): Sustituir el pan blanco, arroz blanco y otros granos refinados por granos integrales, como el trigo integral, cebada, quinoa, avena o arroz integral.
  • Proteína (¼ del plato): Limitar el consumo de carnes rojas y evitar carnes procesadas como el beicon o los embutidos altos en grasas saturadas. Optar por carnes blancas, como pollo o pavo, pescados y proteínas de origen vegetal, como el tofu o las legumbres.  

Plato de HarvardVER GALERÍA

Además, este patrón recomienda utilizar aceites saludables (como el aceite de oliva o canola) para cocinar y aliñar ensaladas, así como limitar el uso de margarina y mantequilla. También incide en eliminar los refrescos azucarados, algo que suele volver locos a los más pequeños, y acompañar siempre las comidas con agua, que tiene que ser la bebida de referencia.

Leer: Rutina de ejercicios para que los adolescentes entrenen en casa

¿Adiós a la pirámide?

Para muchos, el 'plato para comer saludable' es más cercano, divulgativo y fácil de inculcar a los más pequeños, pero, en ningún caso, quita valor a la tradicional pirámide elaborada por la Organización Mundial de la Salud (OMS). La forma triangular de la pirámide nutricional nos orienta sobre la frecuencia y las cantidades que debemos consumir de los diferentes alimentos. En los primeros eslabones se sitúan los alimentos que más peso han de tener en la alimentación diaria, mientras que a medida que vamos subiendo escalones aparecen otros productos que hay que consumir en menor cantidad. 

Leer: 8 películas para que los niños conecten con la naturaleza este fin de semana

Más sobre