Plan en familia: plantar germinados para que los niños aprendan de la naturaleza

Cultivar en casa legumbres, semillas y hortalizas les ayudará a incrementar su respeto por el medio ambiente

El estado de alarma por la crisis sanitaria del coronavirus se ha alargado hasta el próximo 26 de abril, un mes después de la llegada de la primavera y del buen tiempo. La subida de las temperaturas, aunque sea ligeramente, ya empieza a notarse y esto propicia que sea el momento de lanzarse a preparar un pequeño huerto urbano en familia, aprovechando el confinamiento en casa. Un plan con niños didáctico con el que además de enseñarles cómo nacen las plantas, legumbres y hortalizas, también es un plan con el que inculcarles el respeto por el medio ambiente. Pero además, en esta época de confinamiento es también una manera de que conecten con la naturaleza y de que adquieran mayores responsabilidades. Con alimentos y utensilios que tenemos en casa podemos preparar nuestro huerto y durante lo que aún resta de aislamiento en casa ver cómo van creciendo con algo tan simple como luz, agua y el cariño de los pequeños de la casa.

Germinados de legumbresVER GALERÍA

Leer: Huerto urbano, también en terrazas y balcones

 Germinado de guisantes

Germinar legumbres es una actividad que aún hoy en día continúa realizándose en las aulas de Naturales. Es la mejor manera de que los niños sepan cómo nace una planta y sobre todo de que aprendan a cuidarla.

¿Qué necesitamos?: 1 recipiente de yogur de cristal que sea transparente, algodón, guisantes y agua

Se introduce el algodón mojado en el recipiente y se meten los guisantes entre el papel y las paredes (deben quedar pegados a las mismas para poder seguir de cerca el proceso) y se humedece todo bien sin llegar a inundarlo. A partir de ese momento habrá que regar cada día, y en unas 7 o 10  jornadas nuestros guisantes ya habrán germinado, y tendrán una altura de 3 cm. Será el momento de plantarlos en una maceta y continuar con su cuidado.

Lee también: Ariadne Artiles comparte sus ideas para entretener a los pequeños de la casa

Con el huerto urbano los niños seguirán conectados a la naturalezaVER GALERÍA

Aguacate

El aguacate es una fruta que se ha puesto de moda en los últimos tiempos, después de haberse descubierto la cantidad de nutrientes y de beneficios que tiene para el organismo. Su ingesta se ha vuelto habitual dentro de una buena dieta mediterránea y su hueso, en la mayoría de los casos, termina en la basura. Por eso, tener aguacates en nuestro huerto urbano es una buena opción y lo primero que hay que hacer es no desechar el hueso.

¿Qué necesitamos?: además de la semilla, 4 palillos, y un vaso de agua de 250 ml.

Lavamos bien el hueso quitándole los restos de pulpa. Identificaremos la parte de arriba del hueso, un poco puntiaguda, para que sea la que sobresalga del recipiente. A continuación clavamos los palillos haciendo una cruz de tal modo que permita sostener el hueso en el vaso para que solo quede sumergida su parte inferior. Habrá que cambiar el agua cada 5 días. Entre las 2 y las 4 semanas posteriores ya empezará a haber cambios en la semilla. Desde la octava semana, aparecerán los primeros brotes y las raíces, que siempre deben tener la suficiente agua fresca. Aunque la parte superior se seque por completo y aparezca una grieta, esto es señal de que el aguacate está germinando de la manera correcta. Antes de pasarlo a una maceta y para que la planta crezca saludable, habrá que cortar el tallo una vez cuando este haya alcanzado los 17 cm y dejarlo a un tamaño de 9 cm. En cuanto vuelva a crecer y tenga una altura de 20 cm será el momento de plantarlo.

Lee también: ¡Hazlo tú misma! Así puedes cultivar plantas de aguacate en casa

Pipas de calabaza

La calabaza es una verdura que contiene numerosos beneficios, entre ellos vitaminas A y C, ácido fólico, es rica en potasio, calcio, hierro y aminoácidos. Por eso, su consumo se recomienda en caso de tener problemas de piel, diabetes, problemas digestivos y para el exceso de apetito, uno de los problemas que más está destacando durante el aislamiento. Es uno de los alimentos que se recomienda que esté en la cesta de la compra y con más sentido ahora en la cuarentena. Para cultivar nuestras propias calabazas, hay que darles una segunda vida a sus semillas.

¿Qué necesitamos?: Pipas de calabaza, una huevera transparente, discos desmaquillantes de algodón.

Se pone un disco en cada hueco de la huevera y se mete una pipa en cada uno de ellos. Se humedece con un hilo de agua y se cierran los algodones ya que las pipas necesitan oscuridad. Habrá que mojar el algodón cada dos días. En menos de una semana ya empezarán a brotar los tallos, por lo que será el momento de plantarlas y continuar con su cuidado ya en la maceta.

Más sobre

Read more