consejos-seguridad

¿Cómo conseguir que los niños naveguen por la red de forma segura?

Los niños pasan cada vez más tiempo frente a la pantalla, y según alerta Unicef, no suelen hacerlo de forma correcta. Lo que conlleva múltiples peligros, como el ciberacoso o el intercambio inapropiado de datos

Estos días de confinamiento el uso de las pantallas ha crecido de forma notable, y en especial, entre los niños españoles. Tal y como desvelaba un estudio realizado por Qustodio, una plataforma de seguridad y bienestar digital para familias, el uso de aplicaciones de comunicación por parte de los pequeños de nuestro país aumentó en un 75% el pasado mes de marzo. Un crecimiento mayor que el registrado en otros países vecinos, como Francia o Italia.

Lee: ¿Cómo influye el uso continuado de dispositivos electrónicos en los niños?

Con el cierre temporal de los colegios, las tecnologías se han convertido, más que nunca, en un aliado para las familias. Sin embargo, además de los riesgos que su uso excesivo puede conllevar para la salud, como la fatiga visual, Unicef ha querido alertar sobre los peligros que entraña la sobreexposición en la red. Ya que, según advierte la organización, los depredadores buscan aprovecharse de la situación creada por la pandemia, y no todos los niños "tienen los conocimientos, las aptitudes y los recursos necesarios para mantenerse seguros en línea", en palabras de Howard Taylor, director ejecutivo de la Alianza Mundial para poner fin a la violencia.

Lee: Cómo saber si las aplicaciones que usan nuestros hijos son seguras

¿Cuáles son los riesgos de navegar de forma inadecuada?

La red se ha postulado no sólo como una forma de ocio, sino como la herramienta idónea para que los alumnos puedan continuar con sus estudios desde casa. Por este motivo, profesores y educadores envían los deberes y tareas a través de Internet, lo que ha contribuido también a ese incremento del uso de las pantallas.

Otra realidad impuesta por esta situación excepcional es el teletrabajo. Padres que deben conciliar su propia jornada laboral con la jornada 'lectiva' de sus hijos en el hogar, así que no disponen de tiempo suficiente para sentarse con ellos y supervisarles. De hecho, según Unicef, otra de las consecuencias derivadas de la pandemia es que muchos menores de 13 años se han tenido que adaptar a nuevas aplicaciones y plataformas para las que no están preparados.

Por todo ello, la organización urge a los progenitores a "mantenerse alerta", y no olvidar que los niños son vulnerables a los riesgos que conlleva un uso inadecuado de la red, como:

  • El ciberacoso. Es uno de los problemas actuales más frecuentes entre los adolescentes, y se puede agravar en este período. Tal y como explica Unicef, los jóvenes están utilizando servicios de mensajería instantáneos y juegos online donde tienen la opción de 'chatear' con otros jugadores, y en muchas ocasiones, se producen conversaciones discriminatorias o hirientes.
  • Comportamiento arriesgado en internet. Tampoco debemos olvidar que durante el confinamiento, los niños no interactúan con sus amigos y compañeros. Esta falta de socialización puede incitarles a mantener una conducta arriesgada, compartiendo contenidos inapropiados, y exponiéndoles, de este modo, a posibles extorsiones o humillaciones.
  • Visita de páginas webs inadecuadas. Muchos niños pueden visitar webs cuyo contenido es violento, misógino, xenófobo, o incluso que ofrecen información falsa sobre la pandemia. Por ello, Unicef advierte que puede aumentar sus niveles de ansiedad y miedo durante le confinamiento.
  • Intercambio de datos inapropiados. "El cambio de la vida online de los niños, incluso a través de la tecnología educativa, puede resultar en la recopilación y el procesamiento adicional de los datos de los niños por parte de las empresas", detalla Unicef. Además de una mayor exposición al contenido y las técnicas de marketing digital.
  • Falta de protección en la red. Dado que la educación en la red ha tenido que implementarse de forma tan rápida y apresurada, "es posible que las escuelas no tengan políticas adecuadas de protección infantil para manejar las conversaciones de estudiantes y profesores a través de redes privadas y otras herramientas en línea". Hay muchos padres que no están al corriente de las políticas de la escuela ni familiarizados con las nuevas tecnologías, lo que limita su capacidad de involucrar a sus hijos en una discusión sobre cómo mantenerse seguros en línea.

¿Qué podemos hacer?

Unicef ha pedido a los Gobiernos que refuercen los servicios básicos de protección a la infancia, a la industria de tecnología de la información que garantice la seguridad y protección en las plataformas online, y a los colegios que actualicen las políticas de protección para promover y vigilar los buenos comportamientos en Internet. Asimismo, ha hecho un llamamiento a los padres, dando unas sencillas pautas y consejos para que velen por la seguridad de sus hijos:

  • Cerciorarse de que los dispositivos cuentan con las últimas actualizaciones de programas informáticos y programas de antivirus.
  • Fomentar un ambiente de confianza y apertura con los niños. Es necesario hablar con ellos, explicarles cómo deben hacer uso de la tecnología, y propiciar que nos cuenten cómo y con quién se están comunicando en línea.
  • Establecer unas normas de uso de internet: cómo, cuándo y dónde.
  • Prestar atención. Fijarnos si los pequeños sienten angustia cada vez que se conectan a la red, y comprobar si las aplicaciones que utilizan son adecuadas para su edad.
  • Evitar que se conecten a una red pública, siempre es mejor que lo hagan desde nuestra red doméstica o conexión 3G/4G. Asimismo, Internet Segura for Kids (IS4K) nos recomienda no guardar las contraseñas y siempre cerrar sesión.
  • Configurar las opciones de privacidad.
  • Utilizar contraseñas fuertes para los dispositivos.

Cabe recordar que los progenitores también pueden controlar el uso que hacen de los smartphones con dos herramientas muy útiles:

  • Family Link de Google. Permite ver la actividad del niño, así como comprobar durante cuánto tiempo han usado las aplicaciones. También se pueden administrar las aplicaciones, bloqueando o aproando las que quieran descargarse de Google Play Store.
  • Tiempo de uso en el iPhone, el iPad o el iPod Touch. Se podrá ver el tiempo invertido en las apps, sitios webs y otros espacios, pero también fijar su límite de uso y restricciones de contenido y privacidad.

Lee: Consejos para convertirte en un ‘profe’ paciente y atento con tus hijos

Más sobre

Read more