La realidad de la depresión postparto, una de las patologías más frecuentes tras ser madre

Solo una cuarta parte de las mujeres que sufren este problema lo averigua gracias a un diagnóstico profesional

La depresión postparto es una patología que aparece después de dar a luz, y aunque suele ocurrir tras el parto, sobre todo en los tres primeros meses posteriores, también se puede producir hasta un año después. Se desconocen las razones por las que aparece, aunque los niveles hormonales están alterados y, eso es algo que influye en el ánimo de la madre, causando tristeza, apatía o irritabilidad, pudiendo desembocar en un estado de depresión. Pero existen muchos cambios que se producen a raíz del parto que también condicionan el ánimo de la madre, como son el hecho de disponer de menos tiempo libre, los cambios físicos que experimenta, junto con no poder descansar bien o las inseguridades características de la maternidad. Solo una cuarta parte de las mujeres que sufren depresión postparto lo averigua al ser diagnosticada por un profesional. Pero esta cifra podría ser más elevada, ya que no todas las madres identifican su malestar con la dolencia.

Leer: Consejos para afrontar las primeras semanas después del parto

Mamá, ¿cómo saber si sufres depresión postparto?

No es lo mismo experimentar los sentimientos que ocurren tras el alumbramiento que tener depresión postparto. Al dar a luz es normal tener inquietud, ansiedad e incluso tristeza, pero estas sensaciones son normalmente parte del puerperio, y suelen desaparecer a las pocas semanas del nacimiento del niño.

Bebé VER GALERÍA

Así se manifiesta

Los síntomas de la depresión postparto aparecen un mes o tiempo después de tener al bebé. Estos son comunes a la depresión y si no se trata de manera adecuada, puede incluso llegar a durar años. Irritabilidad, tristeza, pérdida de energía y de concentración, ansiedad o sentimientos de culpa, son señales comunes a ambas patologías. Pero además se dan una serie de sentimientos y de situaciones que implican al niño:

  • Tener poco interés en el pequeño o, en el caso contrario, preocuparse de manera compulsiva por él.
  • Incapacidad para cuidar del niño, llegando a tener miedo de quedarse a solas con él. Además de que también se puede dar el caso de que la madre no sea capaz de cuidar de sí misma.
  • Experimentar sentimientos negativos hacia el bebé.

Una dolencia que puede afectar a cualquiera

Cualquier madre puede sufrir esta patología y, entre algunos de los rostros conocidos, encontramos a Gwyneth Paltrow o Brooke Shields, que incluso llegó a escribir un libro a modo de catársis con el objetivo de ayudar a otras mujeres.  Hace tan solo unos días la periodista Toñi Moreno hablaba abiertamente sobre los momentos que vivió tras ser madre. "Cuando vi a la niña me entró un miedo que se tradujo en una crisis de ansiedad. Me tuvieron que llevar al hospital porque sentía que no estaba preparada", ha explicado la presentadora en su canal de Mtmad. Y continuaba: "No sabía lo que me pasaba, pero solo tenía ganas de llorar. Me llevé una semana llorando por la mañana, por la tarde y por la noche". Consciente de que no se encontraba bien "físicamente" ni en su "mejor momento",  la comunicadora confirmaba a sus seguidores su proceder: "Llamé a una psicóloga para que me ayudara. No me sentía con fuerza para seguir yo sola".

Toñi MorenoVER GALERÍA

Leer: Los duros momentos que sufrió Gwyneth Paltrow tras el nacimiento de su hijo Moses

La depresión postparto se supera

La presentadora da con la clave, y no es otra que ponerse en manos de un especialista, que a través de pruebas psicológicas y físicas (una analítica para comprobar los niveles hormonales), realizará un diagnóstico para poner el tratamiento a seguir. Además de la psicoterapia, el apoyo familiar y del entorno es también importante. Así como seguir una serie de recomendaciones que ayudarán a que la madre supere su malestar y pueda disfrutar de la maternidad plenamente.

  • Comunicación: es importante para la madre hablar de sus sentimientos a su entorno  más cercano. Verbalizar su situación será también de ayuda para sentirse aliviada y no empeorarla.
  • Pedir ayuda: solicitar apoyo para cuidar al bebé y realizar las tareas del día a día facilitará la recuperación psíquica de la madre.
  • Descansar: hay que procurar descansar y dormir lo suficiente. Hay que dejar dormir a la madre cuando el bebé descanse, aunque sean periodos cortos de tiempo.
  • Disfrutar del tiempo libre: ya sea con amigos, con la pareja o incluso ella sola. La madre debe disponer de tiempo para ella misma y para compartir con los demás.

Más sobre