coronavirus-padres

Y si yo me contagio, ¿qué puedo hacer con mi hijo?

Lo primero es valorar si hay una persona sana que se pueda hacer cargo de él. Pero si no es así, el pequeño puede quedarse con nosotros, extremando las medidas de precaución

Según los últimos datos que ha facilitado el Ministerio de Sanidad, hay más de 33.000 personas infectadas por el Covid-19 en nuestro país, y tal y como avanzaba el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se espera que el número aumente las próximas semanas. Se trata, por tanto, de una realidad que afecta a miles de familias. Y a la preocupación del contagio, se suma, en muchos casos, la del bienestar de los más pequeños de la casa.

Lee: ¿Cómo estás? Desde ¡HOLA! queremos saber cómo llevas la cuarentena

Está claro que cada familia tiene sus propias circunstancias, pero un escenario que puede darse es el de que un padre o madre tenga coronavirus. De ser así, ¿qué ocurriría con el niño? ¿Se contagiaría él también?
Para resolver estas dudas, hemos hablado con María García-Onieva, pediatra de Atención Primaria y secretaria general de la Asociación Española de Pediatría, quien nos ha asegurado que “las medidas que tendríamos que tomar han que ser exactamente las mismas que las indicadas para el conjunto de la población”. Siempre y cuando no formemos parte de la población de riesgo.

Lee: Esta es la razón por la que no se recomienda usar guantes y mascarillas

Extremar todas las precauciones

“Lo ideal sería que la persona que tenga coronavirus esté aislada en casa, tenga una habitación a parte para que la persona infectada no esté en contacto con los demás, que tuviera un cuarto de baño que solamente ella usara. Y si tiene que compartirlo, desinfectar la estancia con lejía, y las superficies con lejía rebajada”, explica María García-Onieva, añadiendo que es necesario el uso de la mascarilla y los guantes.

Lee: Cómo explicar a los niños esta nueva situación

Sin embargo, la pediatra reconoce que en la mayoría de los casos, no es así. Y la situación se complica todavía más para las familias con niños. Pueden darse diversas posibilidades. Por ejemplo, “que uno de los padres esté contagiado y el otro no, entonces habría que aislar al que tiene coronavirus, y que el otro extreme todas las medidas higiénicas”. Es decir, asumiría un rol de ‘cuidador’. “O bien se podría llegar a dar el caso de que los dos lo estuvieran y que, por el momento, el niño no lo esté”, en palabras de María García-Onieva.

Por tanto, lo primero que debemos hacer es valorar nuestra situación: ¿hay algún amigo/ familiar de nuestro entorno, sano, que pueda hacerse cargo del niño?

De ser así, además de tener mucha suerte, hay que tener en cuenta que esa persona deberá estar aislada durante 14 días con el niño. Al mismo tiempo, la experta incide en que nunca se nos pase por la mente la casa de los abuelos, “unas personas con mucho riesgo”, en contraposición a los más pequeños, “grandes transmisores de todos los virus”, y que, en general, presentan cuadros más leves y se infectan menos.

Por tanto, si al igual que sucede en la mayoría de familias, no tenemos otra opción más que quedarnos con nuestro niño, podemos hacerlo. Eso sí, “extremando todas las precauciones”:

  • Aislamiento. No salir de la casa.
  • Medidas de higiene, que son fundamentales. La pediatra subraya que hay que limpiar las superficies, y las estancias, desinfectando los baños y la cocina con lejía.
  • Ser muy rigurosos. Igual de importante es limpiar los pomos de las puertas, como los juguetes que usan los niños. En este aspecto, María García-Onieva nos recomienda guardar unos juguetes y seleccionar aquellos que van a utilizar a partir de ahora, lavándolos muy bien, con lejía rebajada con agua.
  • Lavar las prendas y la ropa de cama a 60 grados en la lavadora.
  • Asiduo lavado de manos.
  • Mascarillas. En casa, su uso es raramente necesario, salvo que el progenitor tenga mucha tos. También es esencial preservar en lo posible la distancia de seguridad.
  • Concienciarnos de que existe tanto la posibilidad de que el niño se contagie como de que no. Apunta que hay que “confiar que si el niño presenta síntomas, van a ser más leves que los de los padres, y en este caso, debemos conectar/hablar con nuestro pediatra, ya que lo ideal es no salir de casa. El pequeño también tendrá que estar 14 días en aislamiento, sin salir a la calle. Si no se trata de un niño con una enfermedad inmunosupresora, ya que si esto se lo añadimos a un niño que tiene una patología de base, hay que hablar con el médico porque ese niño tendría que ser aislado en un hospital. Pero sería un caso muy excepcional”, explica.
  • Especial cuidado con los pañales. En las heces se puede aislar el coronavirus. Por ello, hay que ser muy cuidadoso. “Quien quite el pañal debe lavarse las manos antes y después, y por supuesto, nombrar una persona muy cuidadosa que se encargue de ello”.
  • Los chupetes. Si usa chupete, nos aconseja hervir agua en un cazo y desinfectarlos.

Lee: 10 consejos para evitar 'meter' el coronavirus en casa

Más sobre

Read more