Mantente activa durante el embarazo con estos simples consejos

Incorpora a tu rutina pequeños cambios como meditar, caminar y reunirte con amigas.

El embarazo no tiene que significar un cambio en tu conducta ni en aquellos hábitos que te producen bienestar. Ante cualquier duda consulta con el obstetra para no hacer demasiado esfuerzo. 

Existen actividades para cada trimestre porque lo cierto es que, la gestación en muchas ocasiones, suele volvernos más sedentarias. El cansancio diario, las hormonas y el peso del bebé, hacen que tengamos más necesidad de recostarse sobre el sofá que de salir a dar caminatas.

Es fundamental para mantenerte con energía durante este período que descanses todo lo que puedas. El sueño no es acumulativo, pero cuanto más puedas descansar ahora, más resistencia tendrás para las noches en vela.

Cuídate con la alimentación

Bebe mucha agua y come ligero, aprovecha las frutas y verduras de estación. No es una buena etapa para que reemplaces comidas por batidos o zumos detox, déjalos para cuando nazca el bebé. Sin embargo, sí es recomendable incorporar jugos naturales, no solo por las vitaminas ayuda a controlar la ansiedad antes de las comidas.

Los alimentos sin procesar, los embutidos y la bollería perjudican más tu salud que aquellos alimentos perecederos y las comidas preparadas en casa. Si no tienes tiempo, puedes buscar opciones de envío a domicilio. Evita los condimentos picantes, las grases y la carne cruda o poca hecha.

Leer más: ¿Puedes adelgazar estando embarazada?

Conecta con tu bebé a partir del ejercicio

Todo lo que hagas durante estos 9 meses será una sensación compartida. Evita ejercicios de alto rendimiento, pero no dejes de hacer deporte. Caminar suele ser la mejor opción porque previene la retención de líquido, las varices y los problemas de circulación. Es la actividad más completa porque también evita el estreñimiento y es una forma amena de controlar el aumento de peso y reducir la ansiedad.

Al caminar generas endorfinas y te preparas para el rendimiento físico que implica un parto. Hay otros deportes, sobre todo lo que se realizan en el agua, que son excelentes para estos meses. Los ejercicios relacionados con la concentración, el equilibrio y la respiración le encantarán a tu bebé y son un entrenamiento previo a los ejercicios prenatales. Sobre todo si practicas la inhalación y exhalación de manera regular y constante. 

Mantente activa durante el embarazo con estos simples consejosVER GALERÍA

Cualquier circunstancia es buena para hacer ejercicio. Sube y baja escaleras, eso sí, hazlo a tu ritmo. Evita sentirte contagiada por las prisas externas, todo en ti pide hacer las cosas pausadamente, si lo puedes respetar llegarás al parto con menos estrés y nerviosismo. Vuelve a casa del trabajo dando un paseo, practicas ejercicio de meditación. Muchas mujeres embarazadas no se sienten a gusto con las meditaciones guiadas. Suele ser algo transitorio, producto del momento, si también te ocurre a ti haz al menos pequeñas sesiones de respiración. Pon especial atención al tiempo y a la manera en la que exhalas e inhalas. Es recomendable hacerlo a primera hora de la mañana y antes de cada comida.

Leer más: Hacer yoga durante el embarazo no siempre es recomendable

Ten una vida social activa

Reír con amigas, dar paseos con tu familia y disfrutar de una tarde con tus sobrinos son planes sencillos, que además, permiten que puedas hacerlos a tu ritmo. Uno de los cambios más significativos durante el embarazo es el cansancio repentino que aparece en cualquier momento y lugar. Si estás te rodeada de seres queridos comprenderán tu necesidad de bostezar o de sentarte a descansar. Tu estado hormonal está alterado y no tienes que justificarte ante nadie. Cuanto más cómoda y relajada puedas sentirte, mejor. 

Ama, ríe, juega y canta. Sí, la música es muy beneficiosa para tu bebé. Si llevas tiempo con ganas de apuntarte a clases de guitarra o de canto, es el momento ideal. Todo lo que puedas aprender y el tiempo que dediques a tu persona será una inversión a futuro. Durante los primeros meses de vida de tu hijo serás madre las 24 horas del día. Después también, claro, pero la sensación de alerta que vives con un recién nacido disminuye. Para no añorar esa etapa en la disponías de tiempo para ti, aprovecha estos meses previos para conectar con tus necesidades y gustos.

Leer más: ¿Puedes seguir entrenando si estás embarazada?

Más sobre