¿Puedes seguir entrenando si estás embarazada?

Es una de las mejores noticias que puedes recibir, cambia todo de repente. Tu rutina de ejercicio no tiene que desaparecer, pero revísala.

Si estás esperando un bebé y quieres practicar actividad física este momento no tiene porque impedirlo. Solo tienes que regular la intensidad y modificar algunos ejercicios.

Siempre es mejor que el obstetra sea quien asesore para descartar que no haya una contraindicación. Descartando algunas actividades como correr, una rutina suave no solo  es recomendable sino que, además, te sentará de maravillas tanto a ti como al bebé.

Puedes mantener tu rutina, mermando la intensidad si el médico así lo aconseja, también puedes aprovechar este momento para iniciarte en una vida más activa y menos sedentaria. 

Caminar, trotar o correr

Caminar es de las tres actividades la mejor opción si ninguna duda, los expertos aseguran que no existe contraindicación para hacerlo, salvo casos particulares. Sin embargo, tanto con el running como con los ejercicios cardiovasculares más fuertes, sí que hay prohibiciones y recomendaciones.

¿Puedes seguir entrenando si estás embarazada? VER GALERÍA

La ventajas de caminar son múltiples. No requieren de un período de adaptación, lo puedes incluir en tu rutina diaria sin grandes cambios y puedes moderar la actividad según como te encuentres. Desde lo físico ayuda a prevenir problemas circulatorios, propios del embarazo, también el estreñimiento y la retención de líquidos. Está considerado un ejercicio aeróbico de bajo impacto, por lo que también ayuda a controlar el peso. Las endorfinas que liberas al caminar son buenas para tí y el bebé.

Leer más: Esto es por lo que atraviesa tu cuerpo justo después de dar a luz

Nadar

Es importante que la actividad física, tanto en este estado como en otros, sea acorde con tus gustos. Nadar durante el embarazo es el ejercicio más recomendable por los especialistas. Si no te gusta busca otras opciones que puedas disfrutar, obligarte a practicar un deporte reduce sus beneficios y probablemente acabes por abandonarlo.

Al estar bajo el agua, evitamos lesiones musculares, puedes probar con ejercicios cardiovasculares como el aquagym o el aquaerobic que te ayudarán a mantener y fortalecer la tonificación muscular, el sistema respiratorio y el circulatorio. Es un ejercicio que suele ser recomendado por los médicos durante el embarazo porque disminuye los dolores lumbares tan propios de la gestación. 

Bicicleta

Este es uno de los ejercicios que debes dejar de lado a partir del sexto mes. Andar en bicicleta tiene múltiples ventajas, especialmente para el sistema circulatorio. Lo cierto es que a medida que avancen los meses la barriga dificultará que puedas continuar. 

Si embarazada se pierde algo de equilibrio, ten cuenta que, desde una bicicleta mucho más. Por eso para evitar riesgos innecesarios, los médicos recomiendan utilizarla hasta el quinto o sexto mes de embarazo y con moderación. Si utilizas las bicicleta fija en casa, consulta a partir del tercer trimestre con el obstetra.

Leer más: Consejos para practicar la natación durante el embarazo

Yoga y pilates

Los beneficios de hacer yoga estando embarazada son muchos, ayuda a la concentración y relajación, favorece el estiramiento de los músculos y los fortalece. Si ya practicabas esta disciplina, probablemente debas evitar algunos ejercicios que antes realizabas con frecuencia y sin esfuerzo. 

En la práctica habitual del yoga el equilibrio es básico para que puedas mantener las posturas, justamente eso es lo que merma considerablemente mientras estás embarazada, por lo que no debes exigirte el mismo ritmo que antes. No obstante, esta disciplina milenaria tiene cientos de asanas que puedes practicar y disfrutar. En algunos centros especializados cuentan con clases de yoga para embarazadas. Si estás a gusto puedes pasarte con el pequeño a las clases de continuación, yoga para mamás y bebés. 

Tanto si realizas pilates como yoga cuida los movimientos para no excederte en la fuerza y evita todas aquellas posturas que puedan presionar el vientre.

Hacer ejercicio durante el embarazo ayuda durante el parto

Estudios realizados recientemente, aseguran que las mujeres que han practicado algún tipo de actividad física durante la gestación tienen embarazos un poco más cortos que la media, cinco días menos. Tienen más probabilidades de tener un parto natural sin sufrimiento del feto porque el período de dilatación es ligeramente más breve. Eso sí, ten en cuenta que estas circunstancias se aprecian en las mujeres que llevaban tiempo practicando deporte antes de quedar embarazadas y no en aquellas que comenzaron las actividades físicas durante el primer trimestre.

Leer más: Ejercicios para tonificar el abdomen después del embarazo

Más sobre