Método Suzuki: la forma más sencilla de que tus hijos aprendan a tocar un instrumento

Es un método que va a permitir a nuestros hijos, desde muy pequeños, poder tocar un instrumento musical y disfrutar haciéndolo.

Aprender música y poder tocar un instrumento es uno de los mayores placeres que existen y uno de los mejores regalos que les podemos hacer a nuestros hijos. Pero a veces pensamos en la formación musical como un proceso árido en el que los niños pueden tardar años en empezar a tocar un instrumento, por lo que es difícil encontrar las ganas y el momento para empezar. 

Pero existen métodos, como el Suzuky, que están pensados para aprender desde el instrumento y a través del juego, con unos resultados maravillosos y un proceso de aprendizaje placentero y enriquecedor.

Leer: La musicoterapia puede aportar grandes beneficios a tus hijos

Qué es el método Suzuky

Es un método de aprendizaje musical que desarrolló el músico japonés Shinichi Suzuky, basándose en la creencia de que la habilidad musical no es exclusiva de unas pocas personas que nacen con ella, sino que es una condición que está en el ser humano y que se puede adquirir y entrenar como si se tratara de un segundo lenguaje. El talento, para él, es algo que se ha de educar y desarrollar.

Es un método que está diseñado para comenzar a una edad temprana (a partir de los 3 años) y que parte de la ejecución musical, es decir, está ideado para aprender tocando un instrumento desde el primer momento.

Método Suzuki: la forma más sencilla de que tus hijos aprendan a tocar un instrumento VER GALERÍA

Por lo tanto, no es un método que requiera un tiempo de aprendizaje de lenguaje musical antes de que se pueda empezar a tocar. No se necesita la lectura para hacer música, aunque se puede aprender de manera simultánea o posterior.

El aprendizaje se realiza a través de juegos y canciones, y plantea un vínculo con el instrumento que permita realizar una práctica en casa, fuera de las sesiones, que son de dos tipos: colectivas (con un número reducido de alumnos) e individuales.

Para que el alumno pueda avanzar y disfrutar del proceso se aconseja que uno de los progenitores se vincule a la actividad y presencie la clases en su desarrollo y acompañe a su hijo a la hora de tocar el instrumento en casa. De manera que no se trata de una actividad extraescolar al uso en la que dejamos al niño en clase y lo recogemos al terminar, sino que se crea un estrecho lazo familiar y artístico que lleva a muchos padres a iniciarse ellos también en el aprendizaje.

Leer: Álbumes de canciones infantiles para viajar en coche

Los beneficios no son solo tocar un instrumento

Además del placer que supone el hecho de tocar un instrumento, el método Suzuky se convierte en una parte fundamental del crecimiento y desarrollo personal de cada niño, de una manera tan potente que influye de manera positiva en su personalidad y potencia la capacidad de ser felices y sentir autoestima. Desarrollan su creatividad y se vinculan con el arte, pero también se desarrollan habilidades como la psicomotricidad fina, la memoria o la comunicación.

Por otro lado, se adquiere una cultura musical digna de destacar, ya que entre las piezas que los alumnos aprenden a tocar hay obras de Bach, Beethoven, Schumann o Brahms.

También el hecho de tocar a diario, aunque sea solo unos minutos, establece unas pautas de organización que pueden resultar muy beneficiosas en un futuro, además de enseñar que con un poco de práctica y esfuerzo podemos lograr todo lo que nos propongamos.

Leer: Así han cambiado las canciones infantiles hasta hoy

Más sobre

Read more