Posibles riesgos de tener dos bebes muy seguidos

Tener dos bebés muy seguidos puede resultar muy cansado para la futura madre. Pero, además, se recomienda esperar un mínimo de tiempo entre un embarazo y el siguiente para evitar posibles complicaciones.

 Si nos planteamos tener varios hijos es muy posible que queramos tenerlos lo más seguidos posible. Por un lado, lo esperable es que dos hermanos que se llevan poca diferencia de edad puedan jugar juntos sin problema; y por otro, la inversión de energía y tiempo que requiere la crianza de los hijos, especialmente cuando son bebés, parece que preferimos pasarla sin dejar espacio entre uno y otro.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala entre 2 y 5 años el tiempo óptimo de separación entre dos embarazos para evitar el riesgo de complicaciones. En cualquier caso, parece que es más seguro que haya una diferencia de más de 5 años entre una gestación y otra, que esperar menos de 6 meses para un segundo embarazo. A esta recomendación también se suma Unicef, porque dos embarazos muy seguidos siempre afectarán al periodo de lactancia del primer bebé, que se verá inevitablemente reducido.

Leer: Estos alimentos pueden mejorar tu fertilidad

Los posibles riesgos de un embarazo temprano

Los expertos recomiendan esperar al menos un año entre el nacimiento de un bebé y el nuevo embarazo, principalmente por la seguridad del segundo bebé. Si han pasado menos de seis meses parece que aumenta el riesgo de parto prematuro, retraso del crecimiento fetal, rotura prematura de membranas, anomalías congénitas e incluso muerte natal prematura. 

Posibles riesgos de tener dos bebes muy seguidos VER GALERÍA

Las causas de estas complicaciones pueden deberse a la carencia de nutrientes de la madre tras un embarazo reciente, al desequilibrio hormonal que este a conllevado e incluso al estrés físico asociado al cuidado de un bebé.

Leer: Semana 22 de gestación: el límite temporal para la supervivencia postnatal

En cualquier caso, no se considera un embarazo de riesgo cuando hay dos gestaciones muy seguidas y no existe ningún protocolo para su seguimiento, pero sí es cierto que la recomendación es prestar mayor atención a la posibilidad de que haya factores de riesgo adicionales como que la futura madre tenga más de 35 años o exista la posibilidad de sufrir malformaciones congénitas. Por eso lo ideal es que en un segundo embarazo temprano se hagan más ecografías y análisis bioquímicos que permitan un control del correcto crecimiento del bebé. Además, es aún más importante que en el embarazo anterior que la madre tome las dosis correspondientes de hierro, yodo y ácido fólico, porque es posible que no tenga suficientes reservas.

Si se produce este segundo embarazo tan seguido también es conveniente que la madre se cuide y valore el adelanto de una baja maternal en función del trabajo que desempeñe. Durante la gestación deberá prestarle especial atención al cuidado del suelo pélvico porque puede aumentar el riesgo de tener problemas como incontinencia urinaria o algún tipo de disfunción sexual. La recomendación general de los expertos es practicar los ejercicios de Kegel a diario para evitar este tipo de complicaciones.

Otras complicaciones añadidas

Cuando un embarazo anterior ha derivado en aborto, aumentan los posibles riesgos si el siguiente embarazo se produce antes de los seis meses, aunque el deseo por parte de los futuros padres sea que se produzca cuanto antes.

Si en el primer embarazo ha habido un parto prematuro es más fácil que ocurra también en el segundo, por lo que es aún más importante esperar entre uno y otro el tiempo mínimo que recomiendan los expertos, que es de 12 meses. En el resto de casos el parto no se ve afectado porque los dos embarazos sean muy seguidos.

Leer: Deporte durante el embarazo: qué puedo hacer y qué no

Más sobre