bebe incubadora

Bebés prematuros

Semana 22 de gestación: el límite temporal para la supervivencia postnatal

Los expertos aseguran que los avances son notables en esta materia, no solo en asegurar la supervivencia del bebé, sino también en reducir las secuelas.

La semana 37 es clave dentro de un embarazo. Si el bebé nace en ese tiempo ya se considera un recién nacido a término, aunque lo normal es que el parto se pueda alargar hasta la semana 42. A esas alturas lo más probable es que el feto esté colocado en posición cefálica listo para salir en cualquier momento. Sin embargo, de la semana 37 hacia atrás, estaríamos ante un caso de bebé prematuro. La gestación va completando, poco a poco, su madurez en todos los sentidos y bien es cierto que si nace antes de tiempo se corre el riesgo de que tenga secuelas, incluso de que no llegue a salir adelante. En este sentido, hay diferentes estadios, el llamado leve prematuro moderado, de la semana 32 a la 37, muy prematuro, entre la 28 y la 32, y casos extremos que son los que registran menos de 28 semanas. Pero, ¿dónde está el límite?

Según expertos de la Sociedad Española de Neonatología el límite de viabilidad temporal se encuentra en la semana 22. Sin embargo, es un asunto muy complejo que hay que abordar con especial delicadeza. "La viabilidad postnatal depende de muchos factores, y no solo biológicos; a veces, por ejemplo, tiene que ver con el estado de desarrollo del propio feto antes de nacer", comenta el Dr. Manuel Sánchez Luna, jefe del Servicio de Neonatología del Hospital Universitario Gregorio Marañón (Madrid). "La semana 22 representa un límite infranqueable, pero la frontera no es nítida y el rango puede ser amplio (desde la semana 22 hasta la 24 de gestación)", apunta.

Leer: Así afectan los cambios de temperatura durante el embarazo

El Dr. Luna, que también es presidente del XXVII Congreso de Neonatología y Medicina Perinatal que se ha celebrado recientemente en Madrid, identificaba la viabilidad postnatal en prematuros como uno de los grandes retos del encuentro: "El avance ha sido notable, pero no solo en mejorar la supervivencia de estos pequeños sino también en reducir de forma drástica las secuelas más graves", poniéndose un énfasis especial en "mejorar la calidad de vida de los bebés que nacen en el límite de la viabilidad, así como la de sus familiares".

Hace años el nacimiento de un bebé prematuro era una causa relevante de mortalidad infantil, pero hoy día las probabilidades de que salga adelante son mucho mayores. Más del 70% de los casos se corresponden con las semanas 34-36, pero hay un porcentaje que llega al mundo antes y que logran sobrevivir. Cada día que el bebé permanece en el útero materno suma probabilidades de supervivencia, pues cuanto antes nazca mayor número de complicaciones se pueden producir.

Leer: La importancia de la atención emocional en el parto

Un bebé prematuro tiene los órganos y sistemas inmaduros y debe permanecer en una unidad especial donde personal especializado evalúa y se hace cargo de su seguimiento, y donde puede aplicar todos los avances alcanzados en materia de neonatología. Los casos extremos, antes de la semana 26, no suelen alcanzar los 750 g de peso ni los 30 cm de longitud y su madurez es crítica. Necesitan respiración asistida y alimentación intravenosa y están expuestos a diferentes problemas, como puede ser de corazón o de pulmones, y es probable que tengan secuelas. Pero hay esperanza y la ciencia sigue trabajando en ello.

Más sobre