Embarazo

Por qué no debes consumir alcohol durante la gestación

Si estás intentando quedarte embarazada o ya lo estás es el momento de dejar de lado por completo el alcohol, ya que puede suponer un riesgo muy grande para la salud del bebé.

Durante el embarazo nos surgen muchas dudas acerca de cuáles han de ser nuestras pautas de alimentación y de estilo de vida, y el consumo de alcohol es una de ellas. Seguramente si estás embarazada habrás oído de todo, desde que no se puede probar ni una gota de alcohol, hasta que se puede mantener un consumo mínimo a la semana. Pero lo cierto es que los especialistas parecen estar de acuerdo en este tema y desaconsejan por completo el consumo de alcohol durante el embarazo. 

La razón es que el alcohol que consumimos, sea la cantidad que sea, pasa al feto a través del cordón umbilical, y esto puede tener consecuencias nefastas para su salud, desde toda una variedad de discapacidades hasta el aborto espontáneo.

Leer: Así cambia tu pelo durante y después del embarazo

Cuáles son los riesgos del consumo de alcohol

El alcohol que consume una mujer embarazada y que llega al bebé puede provocar en este último toda una serie de discapacidades, conocidas como trastornos del espectro alcohólico (TEAF), además de poder causar abortos espontáneos y muerte fetal. Cuando un bebé nace con TEAF las discapacidades pueden ser físicas, intelectuales y también del comportamiento.

Entre las discapacidades físicas pueden surgir problemas de visión y audición. También de los huesos, los riñones y el corazón. Los bebés pueden presentar dificultad para succionar y también para conciliar el sueño. También es frecuente que estos niños tengan el llamado filtro o surco subnasal, que es cuando apenas se marca el surco existente entre el labio superior y la nariz. La estatura puede ser más baja del promedio y también la cabeza tener un tamaño más pequeño de lo debido.

Las discapacidades de tipo intelectual abarcan desde un coeficiente intelectual bajo hasta la propia discapacidad intelectual. Son habituales las dificultades en la escuela, retrasos en el desarrollo del habla y el lenguaje, mala memoria y coordinación, o capacidades deficientes para realizar razonamientos y emitir juicios. En cuanto a problemas en el comportamiento, pueden mostrarse hiperactivos, con dificultad para mantener la atención.

Leer: No poder beber líquidos: una enfermedad rara que afecta solo al embarazo

¿Es peligrosa cualquier cantidad de alcohol?

En esto los especialistas coinciden, no hay una cantidad de alcohol segura para el feto durante el embarazo. En todo momento existe un riesgo, incluso en las primeras semanas, antes de confirmar la gestación. Por eso es importante evitar el alcohol si estamos buscando un embarazo o creemos que ya estamos embarazadas. El bebé no deja de desarrollarse durante los meses de la gestación hasta el momento en que nace, por lo que el alcohol puede afectar a cualquier etapa de su crecimiento. 

Estas son las razones por las que no debes consumir alcohol durante el embarazoVER GALERÍA

Una vez que ha nacido el bebé, la lactancia nos da otro margen en este tema y, sin pasarnos, podemos tomar una pequeña cantidad de alcohol (una cerveza o una copa de vino) siempre que pasen 2,5 horas entre la ingesta y la toma, algo que puede perjudicar la lactancia a demanda.  Además, el alcohol puede disminuir la producción de leche materna, y cuando nos encontramos en la lucha de conseguir dar el pecho a nuestro bebé (algo muy habitual) una simple copa de vino puede hacernos dar un paso atrás. Esto ocurre porque el alcohol inhibe la segregación de oxitocina y prolactina, ambas necesarias para la producción de leche. Además, algo de alcohol siempre llegará al bebé, con el consiguiente riesgo para él, por lo que lo mejor es olvidarse de él por completo.

Leer: Si estás embarazada, que a tu dieta no le falten estos alimentos

Más sobre