La ciencia asegura que guardar los dientes de leche es un seguro de vida

Las últimas investigaciones aseguran que los primeros dientes poseen células madre que podrían regenerar otras partes del cuerpo.

Cuando los más pequeños de la casa pierden sus primeros dientes (los dientes de leche) se produce un auténtico acontecimiento en la familia. En concreto, los niños españoles suelen poner la pieza que acaban de perder bajo la almohada y el Ratoncito Pérez cambia su pequeño diente por una moneda o un regalo. En casos como Estados Unidos, Inglaterra, Australia o Filipinas la encargada de esta tarea es el Hada de los Dientes y en otros países como Bulgaria, las abuelas son las artífices de hacer realidad la ilusión de los peques. Tradiciones aparte, y en relación a este asunto, la primera dentición de los niños se ha convertido en noticia, en esta ocasión, gracias al último descubrimiento ciencia.

niña en la consulta de un dentistaVER GALERÍA

Según la última investigación realizada por el Centro Nacional para la Biotecnología de Estados Unidos los dientes de leche podrían regenerar células de otras partes del cuerpo y, por tanto, serían muy útiles contra los tejidos dañados en el organismo. Al parecer, y según apunta este mismo estudio, al haber estado menos expuestos a daños externos o medioambientales, pueden jugar un papel relevante a la hora de restablecer diferentes tejidos u órganos dañados, con una menor probabilidad de rechazo. Junto con esta importante sentencia, los expertos también han explicado el porqué de este huevo hallazgo. Las células madre se encuentran en el epicentro (o pulpa) de los dientes (la parte interna de la pieza) y no todos los dientes valdrían para este fin.

Del mismo modo, extraer las células madre requiere de una complicada técnica, ya que los dentistas deben extraer esta pulpa y esterilizarlas en un kit especial. Se trataría de un proceso muy similar al que se emplea en la conservación de los cordones umbilicales de los recién nacidos, con células madre que pueden ser empleadas en la lucha contra enfermedades como el cáncer, la diabetes u otro tipo de dolencias coronarias. Un complejo procedimiento cuyo precio oscila entre una horquilla de los 600 a 3.000 euros y el titular podría hacer uso de sus células madre durante 20 o 25 años.

niño en una consulta dentistaVER GALERÍA

A pesar de este importante inconveniente, muchos médicos comienzan a apostar por esta vía e incluso se ha generado un movimiento que bajo el lema de 'Guarda un diente, salva una vida', se estén poniendo en marcha, en Estados Unidos, bancos de dientes de leche como primer paso al desarrollo médico de este estudio. En una entrevista del doctor Antonio Montero concedida al periódico El Mundo, este afirma que se trata de una auténtica "apuesta de futuro". Como afirma el especialista, las células madre de los dientes también son fuente de estudio y análisis para antropólogos e historiadores ya que, gracias a ellos pueden estudiarse enfermedades priodontales de la evolución humana y otras importantes vías de actuación en el ámbito forense.  De cualquier forma estaríamos ante un nuevo y amplio camino que, a pesar de ser poco conocido entre los ciudadanos, podría cambiar el rumbo de muchas enfermedades en la actualidad.

Más sobre