Estas son las pruebas que le harán a tu bebé nada más nacer

En los primeros minutos de vida de tu hijo se realizan comprobaciones y pruebas que podrán determinar su estado de salud para siempre.

Tras nueve meses de gestación llega el momento de parto, y con él las últimas incógnitas de todo un proceso lleno de sorpresas, esfuerzo, inquietudes y dudas. Sin embargo, el propio parto es en sí mismo un momento lleno de incertidumbres que genera no pocas dudas y temores.

Cómo se desarrollará el parto constituye la mayor de las aventuras, pero después se da un momento en el que también podemos arrastrar dudas ¿qué ocurre con nuestro bebé en sus primeros minutos de vida? ¿Qué pruebas y comprobaciones deben realizar los médicos?

Corte del cordón umbilical

La primera intervención externa de la que será objeto tu bebé al nacer es el corte del cordón umbilical. En función de tu plan de parto y del hospital, se realizará de una forma y por parte de una persona concreta. Lo más probable es que sea el ginecólogo o la matrona, pero también puede hacerlo tu pareja o una persona que tú determines y que haya sido tu acompañante durante el parto.

Estas son las pruebas que le harán a tu bebé nada más nacerVER GALERÍA

Hay estimaciones sobre que conviene retrasar un poco el momento del corte del cordón, y no hacerlo nada más nacer, sino darle el tiempo suficiente para que el cordón deje de latir por completo. Aunque la pauta oficial marca que solo hay que apreciar que el bebé respire ya por su propia cuenta y que comience a llorar, cortarlo entonces hace que no se produzca un corte brusco de oxígeno en su respiración.

Se debe haber limpiado bien su piel, para impedir que las secreciones de las que está impregnado el bebé puedan llegar al corte y producir alguna alteración, infección o contaminación, dado que su piel todavía tiene líquido amniótico y sangre. Este es un momento delicado, aunque no alberga secretos para el personal médico.

Leer: Estos son los síntomas en el ecuador del embarazo

Test de Apgar

La matrona realizará una serie de comprobaciones fisiológicas de tu bebé y tomará nota de ellas en el llamado test de Apgar, que se realiza para documentar cuál es su estado de salud desde un punto de vista apreciativo, dado que no es una prueba invasiva ni en la que se le haga pasar por ningún proceso técnico complicado.

Se observará el color del bebé y se determinará, en función de su raza, si es el adecuada o si pudiera tener algún tipo de alteración o problema dérmico. Se mide su frecuencia cardiaca vigilando que esté en torno a algo más de 100 latidos por minuto. Además, se flexionan sus extremidades para apreciar cuál es su tono muscular o si pudiera tener algun problema morfológico. También se observa si su respiración es la adecuada, si no presenta molestias o dificultades, y si su llanto es normal.

Estas pruebas se realizan nada más nacer, y se repiten a los 5 o 10 minutos, para comprobar que los datos están bien tomados y que durante ese tiempo no se ha producido ninguna alteración Medirle y pesarle es una cuestión menos urgente y que se realiza cuando el bebé ya ha pasado un instante con su madre.

Estas son las pruebas que le harán a tu bebé nada más nacerVER GALERÍA

Leer: Recta final del embarazo: recomendaciones a tener en cuenta antes de dar la bienvenida a tu bebé

Otras pruebas algo más invasivas

Esta es una cuestión menos popular y que suele pasar desapercibida, pero nada más nacer se recogerá dos muestras de sangre de tu bebé. Luego conoceremos el resultado de estas pruebas y que determinarán su pH, el análisis de su gases y la determinación oficial de su grupo sanguíneo y rh.

48 horas después de nacer se volverá extraer una muestra de sangre de tu bebé para la prueba del talón, que realmente debe su nombre porque es de zona de donde se le saca sangre, al ser la menos dada a generar un hematoma o herida. Esta prueba sirve para diagnosticar hasta 19 enfermedades metabólicas pero muy poco habituales.

Como los primeros minutos tras el nacimiento son muy importantes para determinar la salud del bebé y saber si existe cualquier problema que le impida respirar, si se encontrara alguna dificultad en este sentido se podría proceder a una aspiración de sus vías nasales, para despejarlas, pues podría existir algún resto de líquido amniótico en sus fosas nasales. Ante cualquier duda se le suministrará oxígeno artificial para garantizar que en todo momento tiene una respiración suficiente.

Leer: Superado el primer trimestre de embarazo, ¿y ahora qué?

Más sobre

Read more