Lactancia materna, un reto gratificante que precisa de importantes cuidados

La alimentación natural es la más recomendada para el recién nacido, sin embargo, es necesario tener en cuenta determinados factores para que su instauración sea exitosa

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia materna como el método de alimentación exclusiva durante los seis primeros meses de vida, seguidamente, la introducción de alimentos apropiados para la edad y el mantenimiento de la lactancia materna hasta los 2 años o más. Se trata, por tanto, de la forma ideal de aportar a los niños las defensas y nutrientes necesarios para un crecimiento saludable y un desarrollo óptimo. Aunque durante muchos años ha existido la creencia de que no todas las mamás son aptas para dar el pecho a su hijo, según los expertos, prácticamente todas las mujeres pueden amamantar, aunque se aconseja que dispongan de la información necesaria, así como del apoyo de la familia y del sistema sanitario, ya que no se trata de un procedimiento sencillo en la mayoría de los casos.

Bebé recién nacidoVER GALERÍA

La instauración de la lactancia materna es una experiencia muy gratificante, sin embargo, al no tratarse de un proceso fácil, muchas mamás desisten en su empeño, sobre todo si no cuentan con el apoyo necesario. La Dª Teresa González Cortijo y Dª Carmen Sánchez Contador, enfermera y doctora respectivamente, responsables de la Guía de la lactancia materna,  enumeran algunos de los factores determinantes para que una madre realice con éxito el proceso de lactancia natural. Como aseguran las expertas, es primordial que la decisión de la futura madre sea "un acto deseado y gratificante". Una premisa junto a la que se resalta otra importante idea y es que "el lactante nace con la capacidad de buscar el pecho, reconocerlo y acercarse a él". De este modo, existen acciones que deben tenerse en cuenta para que el inicio sea éxitoso ya que, en palabras de nuestras especialistas: "La lactancia materna se establece por la puesta en marcha de un sistema automático regulado por hormonas".

Una vez se ha producido el alumbramiento (también en el caso de una cesárea), la labor del personal sanitario es fundamental. Como aseveran las expertas, es muy importante que se coloque al bebé sobre el pecho de la madre para que se produzca el conocido como 'piel con piel' o 'contacto precoz'. Un gesto que "favorece la vinculación y el inicio de la lactancia", ya que facilita las contracciones del útero disminuyendo la intensidad de la hemorragia tras el parto y contribuye a establecer en el bebé el reflejo de succión. Unas rutinas que, como aseguran las profesionales "se pueden posponer sin problema".

Madre dando el pecho a su bebéVER GALERÍA

De igual manera, es fundamental que la madre y el bebé permanezcan juntos desde el nacimiento el mayor tiempo posible. Está demostrado que la mamá "duerme mejor y se siente más capaz de cuidar a su bebé cuando lo tiene con ella las 24 horas". Tras el primer enganche nada más nacer, algunos bebés dormitan durante muchas horas. Si este tiempo se alarga y muestra poco interés en mamar, es muy importante ofrecerle el pecho con frecuencia (al menos ocho veces al día para que la subida de leche sea óptima).

Alimentar al bebé a demanda es otro de los requisitos de vital relevancia. Del mismo modo hay que dejarlo alimentarse el tiempo que quiera. Limitar el tiempo de la lactancia puede ocasionar graves obstáculos para el asentamiento de las mismas. Como aseguran las expertas: "A medida que pase el tiempo el bebé adquirirá su ritmo y marcará la cantidad y la frecuencia de las tomas". Otra de las recomendaciones para que la lactancia materna se instaure de manera positiva es no usar chupete en las primeras semanas o hasta que la lactancia se haya establecido adecuadamente: "El uso del biberón y el chupete interfiere en el aprendizaje de la succión del pecho materno". En este sentido, la norma es aún más férrea ya que "los bebés alimentados al pecho no necesitan nada más y no es necesario darles agua, sueros, zumos, infusiones ni leches artificiales. Si, por razones médicas, necesitaran algún líquido suplementario lo mejor es dárselo en vaso, cucharilla, jeringa o cuentagotas en lugar de utilizar biberón".

bebe-tomando-pechoVER GALERÍA

Por último y no por ello menos importante, se encuentra la actitud de la pareja. Su actitud es fundamental para el éxito de la lactancia: "la pareja puede ofrecer todo el soporte necesario para sostener la lactancia y apoyar a la madre. Criar una hija o un hijo no sólo es darle de comer. Si el bebé llora y no necesita comer, el padre es la persona más adecuada para consolarlo y así establecer también su vínculo afectivo".

Más sobre