Embarazo

Quiero ser madre a los 40 años, ¿qué tengo qué saber?

Las complicaciones y los riesgos en el embarazo aumentan con una edad avanzada. Dos expertas nos lo explican todo

La maternidad es una decisión que las mujeres postergan cada vez más en España. En la actualidad es más habitual que una mujer tenga un hijo a los 40 años que a los 25, algo que, según la Onica Armijo, doctora en Medicina y especialista en Obstetricia y Ginecología en el Hospital Universitario La Paz se debe a un cambio en nuestra sociedad. "Nuestro reloj biológico ha cambiado frente al reloj social. A las mujeres se les exige tener una carrera profesional adecuada, unos ingresos y una estabilidad". Unos motivos que hacen que se enfrenten a muchas más dificultades a la hora de concebir y en el embarazo, y que la han llevado a escribir junto a su colega María de la Calle, Jefe de Sección de Obstetricia Médica y Tocología de Alto Riesgo en el Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario La Paz, el libro Embarazada a los 40... y más, una completa guía que pretende a ayudar todas estas mujeres a enfrentar esta etapa de sus vidas editada por Arcopress (www.arcopress.com).

Con la edad, las dificultades a la hora de quedarse embarazadas aumentan. A partir de los 37 años la reserva ovárica comienza a bajar por lo que las probabilidades para concebir de manera natural disminuyen. "Cada mujer es un mundo, pero de media, si quiere utilizar sus propios óvulos, a partir de los 45 ya es demasiado tarde", recalca la doctora. En muchas ocasiones no consiguen quedarse embarazadas con sus propios ovocitos ya que con la edad pierden calidad y se tiene que recurrir a los de una donante. Otro de los problemas a los que se enfrentan es que la tasa de aborto es mucho mayor cuando conciben con los suyos propios, indica Armijo.

Lee: El embarazo, ¿un factor de riesgo para la enfermedad cardiovascular?

¿Qué tengo que hacer si quiero quedarme embarazada a los 40?

Sus recomendaciones cuando una mujer decide quedarse embarazada a partir de los 40 son claras. Lo primero que tiene que hacer es ir a una consulta previa por si tuviera alguna patología que hubiera que subsanar (como tensión alta, diabetes, extirpar algún mioma en el útero…). Una vez resuelto esto, no hay que demorarlo mucho y si después de buscar el embarazo durante 3 o 6 meses no hay resultados positivos, debería acudir cuanto a antes a una clínica especialista en reproducción asistida.
Por su puesto, en esta etapa previa, las mujeres deben hacer un mayor hincapié en sus cuidados. Además de tomar suplementos de ácido fólico, vigilar la alimentación es fundamental, un aspecto en el que la dieta Mediterránea resulta la opción ideal ya que es rica en frutas, verduras, y legumbres, lo que genera muchos antioxidantes que evitan la acumulación de los radicales libres en el cuerpo, facilitando la posibilidad de un embarazo.

embarazadaVER GALERÍA

Aumento de riesgos durante el embarazo

Estas gestaciones requieren un control mucho más estricto, más o menos una vez al mes, ya que conllevan unos riesgos mayores tanto para la madre como para el feto. "Afecta a dos vidas a la vez y hay que controlarlo todo adecuadamente", incide la doctora De la Calle. Respecto al bebé, el riesgo de aborto es mayor si el embarazo se ha producido con ovocitos propios. También hay más riesgo de alteraciones cromosómicas (1 de cada cuatro bebés de madres mayores de 40 años tienen síndrome de Down), físicas y neurológicas.

En cuanto a la madre, hay un mayor riesgo de desarrollar diabetes, hipertensión, preeclampsia o alteraciones en el hígado, unos factores que con la edad se van agravando. Por otra parte, con la edad, han podido desarrollar más enfermedades que una mujer joven, dolencias que se adquieren conforme se va viviendo y que se pueden agravar con el embarazo. Asimismo, se pueden ver más afectados el útero y la placenta, más viejos y fibrosos, cuya vascularización se ve disminuida. "La placenta en ocasiones no se implanta bien y puede haber un desprendimiento, algo muy grave ya que al feto no le llegarían el oxígeno y nutrientes. Son los órganos que van a alimentar a ese bebé, lo que hace que muchas veces no crezcan correctamente independientemente de las malformaciones", subraya la experta.

mujer-ecografiaVER GALERÍA

Cuidados extra

Los cuidados en esta etapa son, por ende, fundamentales, poniendo el foco en el peso y en una alimentación saludable y equilibrada. Con los años se adquieren más kilos y se puede partir de una situación de sobrepeso, algo que no hace otra cosa que empeorar la situación. Para la ginecóloga, lo recomendable en este caso es intentar no engordar más de 14 kilos ya que se incrementa el riesgo de padecer diabetes e hipertensión. Por supuesto, también se pueden sufrir complicaciones añadidas a los problemas de circulación, varices y retención de líquidos. De este modo, es aconsejable hacer ejercicio con regularidad, como caminar durante una hora al día. Además, se recomienda tomar suplementos de vitamina D, cuya absorción se pierde con los años, o bien salir a tomar el sol de forma moderada.

"El embarazo no es una enfermedad, pero hay que hacerlas conscientes de que se tienen que cuidar durante esos meses. En muchos casos, son mujeres exitosas profesionalmente a las que les cuesta parar y que pretenden seguir con su mismo ritmo de vida, pero el cuerpo se resiente. Por otra parte, son maduras y muy responsables por lo que siguen escrupulosamente todas las recomendaciones que se les da y, una vez, nacido el bebé se vuelcan con él", concluye la doctora De la Calle.

Más sobre