Dieta

Cuánto engordarás durante el embarazo y cómo hacerlo de forma saludable

Si ya en nuestra vida ordinaria el peso es una cuestión que nos preocupa, cuando estamos inmersas en el embarazo, un proceso fisiológico que lo cambiará todo y que nos hará engordar, lo más sensato parece preocuparse por no coger más kilos que los indispensables.

Aunque hay criterios contrarios que suelen competir en este asunto, no cabe duda que de forma natural no todas las embarazadas tienen el mismo apetito ni todas engordan igual. Hay quienes defienden que todo el peso que cojas (dentro de unos márgenes) lo perderás después, y constituye una necesidad de alimentación de la que no te debes privar. En cambio, otros especialistas que son rigurosos en los límites y ponen el grito en el cielo cuando engordas más de lo que las tablas indican.

Por regla general,se estipula que una mujer embarazada con un peso saludable y proporcionado a su estatura y edad, debería ganar alrededor de 1 kilo y 250 gramos por cada mes de gestación. Siendo la media recomendada de unos 13 kilos. 

Sin embargo, la recomendación de ganancia de peso varía según el índice de masa corporal de la embarazada. A menor índice habrá mayor peso recomendado. Por ejemplo, si el IMC de la embarazada es de menos de 19 kg/m2, se recomienda ganar entre 12,5 y 18 kilos. Pero si el índice es superior a 29 kg/m2, se recomienda ganar 6 kg.

Leer: Así evitarás las molestias posturales que se producen durante el embarazo

Ahora más que nunca, cuídate

Siempre es importante que tu alimentación sea saludable, pero cuando estás embarazada lo es más, con la salvedad de que en este momento de tu vida, como gran excepción, las cantidades realmente las dictas tú. El proceso de embarazo esconde muchos mecanismos naturales de autorregulación, donde la intuición y los deseos de la madre parecen surgir de forma espontánea y, más que nunca, pueden y deben ser escuchados.

Cuánto engordarás durante el embarazo y cómo hacerlo de forma saludable VER GALERÍA

Si basas tu alimentación en productos saludables, no es necesario que sigas a rajatabla una planificación estricta para no engordar más de la cuenta. Privarte de alimentos por lo que ordene la báscula no es la mejor opción cuando estás embarazada, porque además cuando la embarazada no engorda lo suficiente o simplemente está por debajo de lo que su propio organismo precisa, corre el riesgo de generar cuerpos cetónicos, que son compuestos químicos producidos por tu organismo y que son la respuesta a una alimentación insuficiente. En esos casos, el metabolismo quema las grasas a mayor velocidad y fruto de esto surgen las cetonas que pueden llegar al feto, que son tóxicas y resultan muy dañinas para su sistema nervioso.

Leer: Estos son los síntomas en el ecuador del embarazo

Los alimentos de origen vegetal son tu principal aliado

Que no te obsesiones con el peso y que comas con libertad no significa que puedas comer cualquier cosa y en cualquier cantidad. El origen de lo que comes y el tipo de nutrientes que aportan es una cuestión clave para que todo lo que engordes sea saludable y luego puedas reducir tu peso cuando des a luz.

Por este motivo, los alimentos vegetales, tanto frutas como verduras, son la mejor opción para completar tu alimentación. En cuanto a la carne, como en el caso de cualquier persona, las carnes rojas no son las más indicadas, y si quieres darte un atracón siempre será mejor recurrir a las blancas.

Sigue comiendo con cabeza, pero no te prives de aquello que no te hará mal. Piensa que los alimentos que ahora comes son los que llegan a tu bebé, por lo que busca aquellos que te satisfagan, pero ten en cuenta que no deberías comer nada que le no le aconsejaras a él.

Leer: Recta final del embarazo: recomendaciones a tener en cuenta antes de dar la bienvenida a tu bebé

Más sobre