Canciones infantiles

'Baby Shark', una canción viral que se ha convertido en objeto de estudio para la ciencia

Profesores, psicólogos, pedagogos… Muchos han sido los especialistas que han querido analizar el porqué del enorme éxito de esta canción dirigida a bebés y niños.

Es la canción infantil más famosa de los últimos años. Al igual que sucediera con el conocido Gangnam Style, Corea del Sur ha sido el país que ha versionado este éxito musical, aunque en esta ocasión dirigido a los más pequeños de la casa. Se lama Baby Shark y es la canción que se reeditaba hace tres años pero que sigue siendo, a día de hoy, todo un éxito mundial. Tanto que ha llegado a alcanzar el número 32 de la lista Hot 100 del Billboard americano. Sin embargo, pocos saben que el famoso tema tiene en realidad muchos más años y que sus creadores son realmente americanos: los pedagogos estadounidenses Shawnee Lamb y Robin Davies, que dieron vida al tema en los años 90. Desde aquella primera versión hasta hoy el Baby Shark ha gozado de diferentes etapas de popularidad, siendo esta última una de las más importantes gracias a la viralidad que le han conferido las redes sociales (atesora más de 2.000 millones de visualizaciones en Youtube).

Video clip Baby SharkVER GALERÍA

Las claves de su éxito

Debido a su gran fama, han sido muchos los expertos que se han encargado de analizar el porqué de su éxito. Profesores, psicólogos, pedagogos… Muchos han sido los especialistas que han querido dar respuesta a estos interrogantes. Desde la sencillez de su letra a la frecuencia de sus notas, cada uno de los componentes de la canción han contribuido a este logro sin precedentes para una composición dirigida a bebés y niños. Uno de los estudios más exhaustivos se ha realizado desde la Universidad de California. Allí, la educadora musical de la Escuela de Música Thornton, Beatriz Ilari ha llegado a importantes conclusiones que compartía en una entrevista concedida al diario The Daily Beast.

Según esta docente la melodía es uno de los puntos fundamentales de su éxito: "La canción tiene una melodía simple que no solo es 'pegadiza' sino que al mismo tiempo es fácil de memorizar y por tanto de interpretar". Al parecer se trata de una característica musical que produce un aumento de dopamina en el cerebro y por tanto intensifica la sensación de placer.

En el terreno de la letra, según la experta, lo sencillo de la misma juega a favor del recuerdo. Si además le unimos que incluye palabras como mamá, papá, abuelo, bebé o abuela, lo que provoca es generar “una conexión emocional con la música” ya que “la interacción de los bebés con estas personas en sus vidas genera una conexión muy positiva”. También el ritmo tiene su parcela de protagonismo dentro de este estudio. El carácter positivo del mismo confiere un extra de tipo sensorial que atrae al pequeño: "La música con frecuencias rápidas estimula el aumento de los niveles de dopamina que juegan un papel clave en el movimiento", es decir, invita a bailar.

Finalmente, las imágenes del videoclip con el que han ilustrado la versión coreana de Baby Shark, también han puesto su grano de arena en la viralización del tema: "Los niños no solo escuchan, sino que están 'viendo' y tocando la canción". El brillo, los dibujos, los colores y la estética redondean así el carácter atractivo del hit también a nivel visual.

Más sobre

Read more