¿Cómo influye el uso continuado de dispositivos electrónicos en los niños?

Desentrañamos, con ayuda de una experta, los efectos de las pantallas electrónicas sobre nuestros hijos

La tecnología avanza a una velocidad vertiginosa y, en muchas ocasiones, los efectos que produce su uso continuado son todo un misterio. Es el caso de lo que sucede con los dispositivos con pantallas y los niños. La edad en la que los más pequeños de la casa hacen uso de estos artilugios es cada vez más temprana, una manipulación precoz que, como es lógico, preocupa cada vez más a los padres. Según uno de los últimos estudios de la Kaiser Family Fundation, un 43 % de los niños menores de 2 años ven la televisión a diario y casi uno de cada cinco (18%) consume vídeos en otras pequeñas pantallas o DVD’s todos los días. Un crecimiento muy acusado que suscita varios interrogantes ¿Es conveniente el uso de las pantallas para los más pequeños? ¿Son siempre negativos los efectos que tienen en los niños?

Irene Herreros, educadora infantil, enumera los pros y los contras con los que se está encontrando en el desarrollo de su actividad profesional. Una herramienta que bien utilizada puede ser de gran utilidad en la educación y el desarrollo de los niños desde una temprana edad: "A pesar de que existe una gran alarma social en referencia a las pantallas en el crecimiento de los más pequeños, su uso tiene muchos aspectos positivos. Existen aplicaciones lúdicas con las que el niño también aprende, pero que siempre deben estar tuteladas y controladas por un adulto". Una tecnología de la que también se sirven muchos centros docentes: "Existen también juegos o series pedagógicas para aprender a escribir y leer que, siempre bajo la supervisión de un especialista, pueden convertirse en los grandes aliados de los papás".

Niños jugando con una tabletVER GALERÍA

Problemas físicos

Sin embargo, en general, los aspectos del mal uso de estos dispositivos en los niños están provocando consecuencias negativas, cada vez más acusadas, para su comportamiento y también para su salud: "Si a un niño pequeño desde el principio le ofreces un aparato generalmente, puede tener a largo plazo problemas en la visión. Es un hecho que las visitas a oftalmólogos en los últimos años han crecido exponencialmente. Otros problemas de salud derivados son los relativos a la higiene postural y de sobrepeso".

Además de la visión, el continuado uso de estos aparatos tiene repercusiones de tipo pedagógico: "El estar pegado a una pantalla evita o disminuye la relación con los demás. Una costumbre que deriva en dificultades en el desarrollo del lenguaje para los más pequeños, ya que disminuye la costumbre de interactuar lingüísticamente".

Grupo de amigos jugando con dispositivosVER GALERÍA

Una merma en la creatividad

La conducta y la creatividad también se ven seriamente dañadas como consecuencia del abuso de las nuevas tecnologías:  "Si un niño está acostumbrado a hacer uso de una pantalla, como sucede cada vez que muchos padres tratan de seducirles con estas para que realicen actividades como comer o simplemente permanezcan callados, en el momento que se le retira la reacción es muy negativa en ellos. Por otra parte, la creatividad se ve desfavorecida con su uso. La sobreestimulación con los dispositivos electrónicos provoca que no exista incentivo ni tiempo para crear y cuando no las tienen en su mano, en muchas ocasiones no saben muy bien qué hacer".

La solución a estos problemas en la mayoría de los casos, como asevera nuestra especialista, está en manos de los adultos:  "Un uso responsable, según los especialistas, cifra el uso de la tableta alrededor de media hora y nunca antes de irse a la cama. Es preferible que lo vean antes de cenar o previo a un momento relajante. El tiempo debe ser reducido y en un momento adecuado".

Más sobre