Por qué se produce retención de líquidos durante el embarazo

Un experto analiza las causas de uno de los problemas más habituales en la dulce espera

Aunque la llegada de un bebé es un motivo de alegría y felicidad para toda la familia, el tiempo que dura el embarazo es, en ocasiones, un periodo en el que las molestias se hacen protagonistas debido a los inevitables inconvenientes físicos que se derivan del propio proceso gestacional.  Además de los incómodos síntomas internos como las náuseas y vómitos, propios de las primeras semanas, existen otros problemas físicos externos más habituales de la última fase de la dulce espera. Uno de ellos es la retención de líquidos. Una dolencia que, a pesar de ser bastante habitual, se presenta como una gran desconocida para las futuras mamás.

Mujer embarazada en el campoVER GALERÍA

El Doctor Koldo Carbonero, presidente de la sección de fertilidad de la SEGO (Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia), ahonda en las causas de este inconveniente, pasajero en la gran mayoría de los casos, pero muy incómodo para la gestante: “Se trata de un problema mecánico que se produce por una compresión del abdomen a nivel de la raíz de las piernas de modo que el retorno venoso y linfático de las mismas se ve perjudicado. Existen muchas embarazadas que lo notan mucho en la zona de los tobillos”. Junto a este motivo, existen otros factores que influyen en la presencia de la temida retención de líquidos: "Otra de las causas se debe a que el embarazo hay más volumen de sangre circulando. Aumenta porque tiene que nutrir al feto y a la placenta. Cuanta más sangre existe circulando hay más posibilidad de que se produzca mayor retención de líquidos".

La presencia de determinadas enfermedades previas en el organismo de la futura mamá también condiciona la presencia de este inconveniente: "Existe un tercer motivo que tiene que ver con la patología que se relaciona con los trastornos de hipertensión. Cuando aumenta la tensión arterial, sobre todo en el último trimestre (produciéndose un cuadro denominado Gestosis), se produce un trastorno funcional completo que deriva en un problema renal. El riñón funciona peor y se retienen líquidos".

Mujer embarazada haciendo ejercicioVER GALERÍA

Se trata de un problema bastante generalizado que, según el experto, no se manifiesta de la misma manera en todas las mujeres que esperan un bebé: "No todas las embarazadas padecen retención de líquidos. De hecho, existen personas con predisposición a padecerlo por una mala circulación linfática y el periodo en el que más se produce es el tercer trimestre en la mayoría de los casos". Según el doctor Carbonero, también es conveniente saber que, en determinadas estaciones, puede agravarse: "Si el último trimestre se produce durante el verano el problema es más visible. En el verano hay más calor y más vasodilatación. De hecho, existen muchas personas a las que se le hinchan las piernas en verano y no están embarazadas. Si están embarazadas el problema es peor, lógicamente".

En caso de padecer este tipo de molestias, las recomendaciones por parte del doctor son claras: "Es importante que la futura mamá tome precauciones de tipo postural. Es decir, se debe cambiar de postura cada cierto tiempo. No se recomienda estar de pie o sentada durante mucho tiempo. También se suele aconsejar, si el problema es previo al embarazo, el uso de medias de compresión que están creadas para activar la circulación. En cuanto a la alimentación es recomendable no abusar de la sal. Si se incluye demasiada sal se ayuda a que aumente dicha retención de líquidos".

 

Más sobre