La familia, el mejor apoyo para controlar los vaivenes emocionales durante el embarazo

Uno de los síntomas que primero se manfiestan en las mujeres embarazadas son los cambios de humor, que se pueden combatir también con la práctica de deportes adaptados o una alimentación saludable.

Se dice que cuando una mujer está embarazada, comienza a sentir sensaciones muy especiales y diferentes.
Un embarazo produce algunos síntomas y cambios físicos en la mujer en las primeras semanas, e incluso días, más allá del retraso de la menstruación. Algunos de ellos son comunes en muchas de ellas, si bien es cierto que cada embarazo es un mundo. Entre los más frecuentes se encuentran los vómitos, las náuseas, el cansancio, el sueño, la falta de apetito o la aversión a ciertos alimentos.

Sin embargo, hay otros síntomas de embarazo que pueden afectar de manera muy considerable si no se gestionan bien. Se trata de los cambios de humor debidos al vaivén de las hormonas.
Durante todo el embarazo se puede decir que la mujer vive una montaña rusa hormonal, lo cual, en mayor o menor medida, puede llegar a afectarla, sobre todo en los primeros meses. Y no solamente a ella, sino a su pareja y a su familia, que deben conocer cuáles son para que le ayuden y comprendan, dada la transformación que va a experimentar en esta nueva etapa que comienza.

embarazada1VER GALERÍA

Cambios de humor habituales

Vamos a intentar aclararte cuáles pueden ser estos síntomas emocionales para que los reconozcas y sepas controlarlos de la mejor manera posible.

¿Te has notado que un día estás muy eufórica y, de repente, te levantas al día siguiente muy triste y con ganas de llorar sin motivo aparente? ¿Viendo una película que ya la habías visto anteriormente te ha pasado que no puedes parar de llorar? o ¿tienes una discusión muy fuerte con tu pareja o un familiar por algo que, a vista de todos, es insignificante? Sentimos decirte que estos cambios de humor son muy normales durante un embarazo y, gracias a ellos, muchas mujeres se dan cuenta de que lo están.

Como hemos dicho, durante el primer trimestre de embarazo, estos cambios de humor son más intensos que en los otros dos, al igual que otros síntomas que afectan claramente durante este período de tiempo. Los cambios emocionales tan repentinos se deben, además de que las hormonas no paran ni un segundo dentro de ti, a la incertidumbre y a la angustia de que todo salga bien y tu futuro bebé crezca dentro de ti sin ningún tipo de problema.

Aunque es difícil de que los controles por completo, lo mejor que puedes hacer es apoyarte en tu pareja, tus amigos y familiares. Ellos deben conocer que puedes pasar por estos cambios de humor y deben comprenderte si un día no te apetece salir a dar un paseo y solo quieres estar en casa porque estás muy triste, o que quieras comerte el mundo si estás muy eufórica.

¿Cómo combatirlos?

Por tu parte, te puede ayudar hacer ejercicios de relajación o practicar deporte como el yoga o pilates pero adecuados a tu embarazo.

En todo caso, se trata de un proceso que suele remitir pasado el tercer trimestre, pero en determinados casos puede resultar tan acusados que supongan la necesidad de ayuda por parte de un especialista, lo cual no debe suponer un problema para ti, puesto que lo importante es disfrutar de esta etapa.

Esa práctica de deportes adaptados al embarazo, la participación en grupos de embarazadas que comparten sus experiencias y una alimentación saludable son herramientas a tu alcance para hacer de tu embarazo una de las épocas más felices de tu vida antes de la llegada del bebé.

Más sobre