Aprenderán a conocerse mejor a sí mismos: Colorea mandalas con el árbol de la vida junto a tus hijos

Estos dibujos simbolizan que nacemos de una semilla, vamos creciendo y tomando decisiones y cómo las normas impuestas en la sociedad nos van ‘enderezando’, algo ideal para transmitir a los más pequeños de la casa de forma divertida

Los mandalas son diseños que consiguen la concentración que necesitas además de ayudarte con tu memoria.

Desde siglos, el budismo y el hinduismo utilizan los mandalas como herramientas para la meditación, siendo un centro de energía para el equilibrio y la purificación. Como su significado es círculo o rueda, esa es la figura básica de un mandala, aunque también puedes encontrar otras geométricas en el diseño e incluso hojas, flores y gotas.

Los mandalas tienen la capacidad de ayudarnos en muchos aspectos de nuestra vida, tanto a niños como adultos, y son utilizados en diferentes tipos de terapia. Pintar mandalas nos conecta con nuestro yo interior y hace que nos olvidemos de los problemas, el estrés o la tristeza.

En el caso de los más pequeños, favorecen el desarrollo psicomotriz, la expresión plástica y la creatividad. Y también ha sido muy positivos con los ancianos, ayudándoles con su autoestima, la motricidad fina y estableciendo una comunicación no verbal en caso de que tengan dificultades para hablar.  

El cosmos, la naturaleza y la vida eterna

Aunque mayoritariamente los mandalas están formados por figuras geométricas, existen diferentes diseños temáticos como los infantiles, donde aparecen animales o los de Halloween con calabazas o murciélagos, entre otros. Pero hay unos mandalas simbológicamente muy importantes que son los que tienen dibujados el árbol de la vida porque representan el cosmos, la naturaleza y la vida eterna.

mandalas para imprimir2VER GALERÍA

En la antigüedad, los griegos consideraban a los árboles como los primeros templos de los dioses. En la cultura celta han sido un elemento imprescindible en el ser humano, dándoles cobijo, alimentos, leña, sombra y refugio. De hecho, algunos árboles son considerados sagrados como el roble. Esto mismo ocurre en la India, porque las raíces penetran en la tierra hacia lo más profundo y desconocido, mientras que las ramas crecen y se elevan hacia el cielo. En definitiva, un árbol es un símbolo de crecimiento y prosperidad.

En la Biblia también se menciona el Árbol de la vida en el libro del Génesis, donde ofrecía frutos a Adán y Eva y les daba la vida eterna, aunque tenían que seguir unas normas. En la tradición judía de la cábala, es un elemento que representa la unión de Dios y los hombres.

Un encuentro con uno mismo

En el caso de los mandalas donde aparece dibujado un árbol tiene un doble sentido. Por un lado, representan el cosmos y la individualidad personal. Por otro, los árboles están íntimamente relacionados con la vida, con nuestra existencia, representando lo que somos y también la unión con la naturaleza. En definitiva, encontrarnos a nosotros mismos.

Estos dibujos simbolizan que nacemos de una semilla, vamos creciendo y tomando decisiones y cómo las normas impuestas en la sociedad nos van ‘enderezando’, algo ideal para transmitir a los más pequeños de la casa de forma divertida. Todo esto está representado por un árbol, siendo el troco nuestro crecimiento y las ramas los diferentes caminos por donde vamos al tomar decisiones.

Más sobre

Read more