Mandalas de mariposas, ¿qué significan?

El ciclo que se produce en ellas, comenzando a partir del huevo, continuando con la oruga y, finalmente, emergiendo del capullo como una mariposa es toda una representación de la transformación absoluta

El llamativo colorido de las mariposas siempre nos ha llamado especialmente la atención. Su constante aleteo produce además que esos colores parezcan muchos más de los que son. Si a esto se le añaden las curiosas formas geométricas de sus alas tenemos un animal que es uno de los principales protagonistas de los famosos mandalas.

Simbolizan en muchas culturas alegría, libertad y creatividad. El ciclo que se produce en ellas, comenzando a partir del huevo, continuando con la oruga y, finalmente, emergiendo del capullo como una mariposa es toda una representación de la transformación absoluta. Un proceso que nos lleva a pensar en la renovación de la vida que se halla en constante movimiento.

Pintar mandalas de mariposas nos ayuda en nuestros procesos vitales de cambio

Es precisamente esta concepción de cambio la que subyace en cualquier mandala donde aparezca una mariposa. Una actitud transformadora que entronca con la espiritualidad hasta desembocar en el autodescubrimiento. De ahí que todos los expertos aseguren que al pintar mandalas de mariposas podemos recibir un estímulo de ayuda en nuestros procesos vitales de cambio.

De alguna manera, al pintarlas nos predisponemos hacia el cambio en una actitud muy positiva. Las formas de las mariposas proporcionan claridad y un equilibrio entre la fragilidad y la fuerza que hay en cada uno de nosotro y un mandala que impulsa nuestra transformación a todos los niveles.

Simbolizan también la metamorfosis, de ahí que se relacionen en todo momento con la evolución, el conocimiento interior y el crecimiento personal.

Esto puede provocar una energía sanadora si esos cambios surgen procedentes de momentos de tensión.

mandalas1VER GALERÍA

También son ideales para los niños

Los mandalas de mariposas también son ideales para los niños. Especialmente por la gran cantidad de colores que se pueden emplear y las líneas geométricas. Es un animal vistoso que a los más pequeños les llama mucho la atención, pero que a la vez produce ternura y elegancia.

Por esto también es cierto que las mariposas son unas figuras que se prestan muy fácilmente para ser pintadas, sin que por ello se tenga interés en profundizar en el interior o en meditar.

En definitiva, estos mandalas simbolizan la transformación total. En muchas civilizaciones la mariposa se asociaba con el alma, de ahí que la figura de este animal siempre esté vinculada con el proceso interior, el crecimiento y la espiritualidad.

Cambio, creatividad, alegría, libertad y color son otros conceptos que se relacionan con la figura de las mariposas. Dibujar o pintar mandalas de mariposas puede ayudar a las personas a iniciar un nuevo ciclo de transformación personal. Una manera de llevar a cabo una meditación activa en este sentido y abriéndose al cambio.

Más sobre

Read more