Consejos para hacer deporte durante el embarazo

Además de que tu alimentación sea más saludable, no te olvides de hacer algo de ejercicio también para mantenerte en forma y que tu cuerpo esté en perfecto estado para prepararse ante los cambios de los próximos meses

Cuidarse durante el embarazo es muy importante para gozar de una buena salud y afrontar esta etapa como se debe.

Llevar una alimentación sana no es solamente importante durante el embarazo, sino también durante cualquier etapa de la vida. Añadir más verduras y frutas a la dieta te ayudará mucho a mantener una alimentación adecuada y estar más activa.

Pero además de que tu alimentación sea más saludable durante ese momento tan maravilloso que estás viviendo, no te olvides de hacer algo de deporte también para mantenerte en forma y que tu cuerpo esté en perfecto estado para prepararse ante los cambios de los próximos meses. Eso sí, debes tener en cuenta que el ejercicio debe ser moderado, siempre y cuando no te haya indicado lo contrario el médico.

¿Ejercicio durante el embarazo? Sí, pero moderado

Realizar ejercicio en el embarazo es muy beneficioso por muchos motivos: te hace sentir mejor, alivia tus dolores, fortalece los músculos, mejora tu postura, alivia el estrés y te ayuda a dormir mejor para estar descansada durante el día.

Si antes de quedarte embarazada hacías ejercicio de manera intensiva, durante este período debes reducirlo para que no suponga un peligro para ti o para tu bebé. Entre los mejores ejercicios que recomiendan los especialistas para realizar durante el embarazo puedes encontrar los siguientes: caminar, nadar, yoga, pilates, bailar o aeróbic de bajo impacto.

Todos estos ejercicios puedes realizarlos sin temor porque te van a ayudar a mantener el equilibrio de tu mente y de tu cuerpo.

embarazo1VER GALERÍA

Cómo realizar deporte durante el embarazo

A continuación, te dejamos unas pautas para que realices ejercicio de forma sana y sin problemas y que empiezan por comenzar poco a poco. Los primeros días comienza con unos 10 ó 15 minutos de ejercicio y aumenta gradualmente cada día hasta llegar a los 30 de rutina diaria. Esto lo harás siempre y cuando te sientas bien. Lógicamente con el paso de los meses, tu cuerpo estará más cansado, así que en esta última fase reduce la intensidad y el tiempo.

Hidratarse es muy importante. No te olvides de llevar una botella de agua durante el tiempo que hagas ejercicio y beber cada poco para recuperar los líquidos que pierdes. También tienes que beber antes y después de practicar deporte.

Vístete con ropa cómoda para que sientas fresca. Si haces ejercicio al aire libre en el verano, mejor que sea a primera hora de la mañana o a última de la tarde que es cuando menos calor hace. También no te olvides de llevar una gorra y ponerte protector solar para no quemarte.

Evita los ejercicios que puedan suponer una caída o lesión. Estos son los deportes de contacto o los intensos.

Y por supuesto, si mientras realizas ejercicio tienes algún síntoma que te haga estar en alerta, como dolor abdominal, dificultad al respirar, mareos, visión borrosa, dolor de cabeza muy intenso o contracciones que duran más de 30 minutos después de que hayas terminado el deporte, acude inmediatamente a tu médico para que te valore.

Más sobre