Haz reír a tus hijos con estos graciosos cuentos infantiles

Relatos infantiles hay de muchos tipos, desde los más clásicos a los de última generación, pero todos tienen como objetivo que los pequeños aprendan valores y desarrollen sus capacidades

Seguro que para tus hijos uno de los momentos más especiales del día es cuando llega la hora de contarles un cuento.

Relatos infantiles hay de muchos tipos, desde los más clásicos a los de última generación. Pero todos tienen como objetivo que los pequeños aprendan valores y desarrollen sus capacidades. Gracias a estos cuentos, los niños imaginan y crean, sumergiéndose en la historia como si fueran los protagonistas. Un día serán un pirata, al día siguiente un príncipe o una princesa y al otro un duende.

Aunque encontrarás cuentos con algunas partes en las que tus hijos se entristecerán o estarán intranquilos por algún personaje que no es demasiado bueno, prácticamente todos ellos tienen un bonito final. Así que nada mejor que terminar el día con una historia para que disfruten ese momento contigo, con tu pareja o con los dos.

¿Por qué es bueno contarles cuentos a los niños?

Gracias a los cuentos, tus hijos aprenden a crear vínculos especiales con sus padres y mejora su autoestima. Se sienten queridos, y junto a ti, viven una aventura. Pero, además, leer cuentos infantiles a los niños tiene beneficios como el fomento del amor por la lectura y por los libros a la vez que se refuerza y aprenden vocabulario.

Asimismo, desarrollan su memoria y les enseñan a tomar decisiones por las diferentes situaciones que explica cada cuento. Mejoran su capacidad de comprensión y les ayudan a superar sus temores y frustraciones.

Sin olvidar que la función principal es que los pequeños pasen un rato súper divertido. Al fin y al cabo, reírse no está nunca de más, sino todo lo contrario.

cuentos-infantiles1VER GALERÍA

Haz reír a tus hijos con estos cuentos infantiles

Los mejores cuentos infantiles para que tus hijos estén pasándoselo genial contigo tienen que ser cortos, de modo que capten toda su atención y que además tú no te canses leyendo, sino que sea una actividad muy dinámica. Aquí tienes algunas propuestas de relatos para hacer reír a tus hijos.

Tremebunda, una bruja bien inmunda: Ya solo el nombre produce risa. Se trata de un cuento que empieza con estas frases tan originales: “Tremebunda era una bruje fea, mala y antipática. Viajaba en una escoba y estaba siempre sucia. Tenía una gran nariz…” ¿A qué te apetece seguir leyéndolo? El final es muy divertido.

La vocecita: Nada más empezar esta historia ya se sabe que va a ser muy divertida. Arranca así: “Perico quiere hacer caca. Se esconde detrás de un árbol, pero descubre que no hay papel para limpiarse”. Perico es un camaleón que para limpiarse coge unos calzones viejos y los tira.

Las ovejas charlatanas: En qué hora se le ocurrió al pastor comprar este rebaño de ovejas. ¡No paran de balar! Hacen un ruido tremendo y el pastor tiene que intentar que le hagan caso. Otro cuento infantil muy gracioso para pasar un buen rato en familia.

El ladrón de pelos: Valeria es una niña preocupada por este ladrón que le está quitando los pelos a su papá. Y quiere terminar con él. Una noche, va a la habitación con una gran maza en las manos y se coloca al lado de su padre. La historia es divertidísima.

Más sobre