Los 7 cambios más comunes que sufrirá tu cuerpo durante el embarazo

Si estás embarazada probablemente estás teniendo muchos sentimientos encontrados. Emoción, miedo, ilusión… A partir de ahora, tu vida y tu cuerpo cambiarán a un ritmo acelerado. Tu cuerpo está gestando una nueva vida en su interior y, para ello, es necesario que tu organismo se adapte a los cambios. Además tendrás que hacer las correspondientes visitas al especialista para que lleve un control y el embarazo transcurra sin mayores problemas.

Desde el mismo momento de la concepción y para que el feto pueda desarrollarse de forma exitosa, tu organismo empieza a realizar modificaciones fisiológicas para poder alojarlo en su interior y cubrir sus necesidades metabólicas. Esto se traduce en cambios a nivel físico y psicológico.

Pero, ¿cómo saber si es normal lo que te notas en tu cuerpo durante la gestación? Más concretamente, ¿qué esperar si estás esperando?

Los cambios más habituales

Estos son 7 de los cambios más comunes que experimentarás durante todo el desarrollo de tu embarazo:

1. En el sistema circulatorio: Con el fin de asegurar una correcta circulación placentaria y que el feto pueda recibir el oxígeno y los nutrientes que va a necesitar, tu sistema circulatorio sufrirá cambios como un aumento de la frecuencia cardíaca y una bajada de la tensión arterial.

Siempre dentro de los límites de la normalidad. Se recomienda reducir la ingesta de sal, llevar un calzado cómodo y descansar con los pies elevados para mejorar la sintomatología. Esta puede incluir mareos, varices, e incluso edemas.

2. En la sangre: Tu organismo exige una cantidad superior de hierro y esto se traduce en la falta del mismo. Es lo que se conoce como "anemia fisiológica de la gestación". Será el médico a través de controles, quién determine si necesitarás suplementos vitamínicos para cubrir esta necesidad.

3. En el sistema genitourinario: Debido a la producción de progesterona, a los cambios hormonales y a la compresión del útero contra la vejiga, experimentarás un aumento en la frecuencia urinaria pero a la vez, una reducción de la cantidad de orina en comparación con las ganas que tenías de ir a orinar.

También serás más propensa a las infecciones. Se recomienda beber mucha agua, ir al baño con frecuencia para no retener los deseos de orinar, llevar ropa holgada y mantener una buena higiene íntima.

4. En la epidermis: Debido al aumento de la hormona epifisaria encargada de estimular los melanocitos, tu piel experimentará un aumento en la pigmentación de la piel. Esto puede originarte manchas en la cara y otras zonas de tu cuerpo y un aumento del color de la aureola de las mamas. Se recomienda una buena hidratación interna y externa y usar un buen protector solar.

Es recomendable hidratarse bien y no exponer la piel a temperaturas extremas a la hora de ducharse. Ni agua muy fría, ni agua muy caliente. Estas manchas suelen desaparecer de forma gradual después del embarazo.

La distensión de la piel propia del embarazo y la producción de corticoides que altera el tejido elástico, puede dar lugar a la aparición de las indeseadas estrías y celulitis. Una buena crema anti estrías apta para el embarazo y algo de ejercicio pueden ayudarte.

cambios corporales embarazoVER GALERÍA

5. En las mamas: Con el objetivo de secretar la leche de la cual se va a alimentar tu futuro hijo, las mamas sufrirán cambios severos en su forma, tacto y sensibilidad. Esto lo verás en un aumento de su tamaño, tonalidad más oscura en la zona de los pezones y la aureola, aumento de la sensibilidad generalizada, estrías, venas azuladas, hinchazón y picores. Usar un buen sujetador fabricado con tejidos naturales y sin aro, te ayudará a que se reduzcan las molestias.   

6. En el aparato músculo-esquelético: Los cambios en el PH de la saliva pueden dar lugar a caries. La comprensión del útero sobre el sistema venoso puede dar lugar a calambres fácilmente solucionables aplicando calor local. El aumento de peso y de volumen de tu cuerpo puede provocar lumbago. Se recomienda el uso de calzado cómodo y evitar los tacones e incluso el uso de fajas para embarazadas.

7. Psicológicos: Aunque no son tan visibles, los cambios emocionales y psicológicos, son una evidencia. Las hormonas también alteraran tu estado anímico conllevando un desequilibrio mental. Bruscos cambios de humor que te harán pasar de la risa al llanto en segundos. Miedo, ansiedad, euforia...

Se recomienda llevar una alimentación adecuada, descansar bien, hacer algo de ejercicio diario y distraerse. No hay mejor terapia que divertirse. Pinta, lee, vete al cine, escucha música, sal a pasear, queda con las amigas... Cualquier actividad que te saque de tu rutina, reforzará tu ánimo y con ello tu estado físico y mental.

Ser consciente de todos estos cambios que se avecinan, ayuda a entender mejor este proceso de gestar una nueva vida en tu cuerpo. ¡Estás creando una vida! Disfruta de esta etapa y ¡enhorabuena!

Más sobre