Nombres de niño inspirados en los grandes clásicos de la literatura española

Es imposible hacer una recopilación que haga justicia a los grandes personajes literarios, pero podemos recopilar algunos de ellos para que te inspiren.

La cultura es una herramienta más a la hora de buscar nombres para tus hijos. Muchos padres deciden bautizar a sus retoños con los nombres de sus héroes favoritos, ya vengan éstos de la literatura, el cine o la música. Es una forma de hacer un homenaje a aquello que ha marcado tu vida.

Ocho personajes literarios masculinos inolvidables

- Alonso. Nos referimos, por supuesto, al personaje literario más famoso de todos los tiempos: Don Alonso Quijano, el gran Don Quijote, protagonista de la obra en español más importante de toda la literatura universal, escrita por don Miguel de Cervantes. Un hidalgo venido a menos, idealista, pieza central de la magna y compleja obra cervantina.

- Sancho. El segundo protagonista del Quijote, antónimo de Alonso Quijano. El bonachón de Sancho Panza es la contraparte realista y pragmática que, a la vez, destila nobleza y lealtad. Realmente, la obra de Cervantes es una fuente inagotable de ideas para encontrar un nombre a vuestros hijos: Cardenio, Pedro Pérez, Lotario, Ruy Pérez de Viedma, Don Lorenzo, Sansón Carrasco…

- Lázaro. La más importante de las novelas picarescas lleva por título “El Lazarillo de Tormes”. Parece que nunca sabremos quién escribió esta maravillosa y a la vez cruda historia que retrata a la perfección la España del siglo XVI a través de los ojos de Lázaro, que narra sus desventuras con multitud de personajes.

- Juan. Quizás, el Juan más famoso de la literatura sea el protagonista de la obra “Don Juan Tenorio”, de José Zorilla, uno de los exponentes más claros en España del Romanticismo. El protagonista es un embaucador de manual hasta que se enamora de doña Inés. Un drama romántico que casi es mejor no tomar como modelo por lo desgraciado de su final.

nombres-literarios-ninos1VER GALERÍA

- Max. Otro gran retratista de la España de su tiempo, en este caso, de comienzos del siglo XX, fue Don Ramón María del Valle-Inclán, que plasmó en “Luces de Bohemia” los paseos amargos de Max Estrella, un anciano poeta andaluz al que le duele un país que no sabe reconocer a sus mejores hombres.

- Rodrigo. Todos conocemos la historia de Don Rodrigo Díaz de Vivar, protagonista y héroe de “El Cantar del Mio Cid”. La primera obra extensa que se conserva, al menos, de la literatura española narra las hazañas del gran guerrero y que podría resumirse en su celebérrima frase: “¡Dios, qué buen vasallo, si hubiese buen señor!”.

- Luisito Cadalso. El personaje más tierno de la novela “Miau”, del genial Benito Pérez Galdós, es Luisito, nieto del protagonista. Hijo y heredero de una madre que falleció de locura, le da un toque de misticismo y magia al texto realista gracias a sus conversaciones inocentes con Dios.

- Leonardo. Cuando se lee “Bodas de sangre”, uno es consciente de que difícilmente olvidará su historia y a sus personajes. El drama de la novia, que ha de casarse con el novio pero que está enamorada de Leonardo, un hombre misterioso y muy atractivo. El triángulo amoroso desembocará, como no puede ser de otra manera, en tragedia.

Más sobre

Read more