¡Tiembla Mozart! Vivaldi y Bach también son buenos para tu bebé

Si las melodías amansan a las fieras, ¿qué podemos decir del efecto que tiene la música clásica sobre los más pequeños de la casa? Más que amansar, entran en un estado de relajación que nos resulta casi imposible de comprender.

Mozart suele ser tradicionalmente el músico preferido por los bebés. Pero ojo, que no se confíe el gran genio de Salzburgo, ya que otros exponentes de la música clásica, Antonio Vivaldi y Sebastian Bach, le vienen pisando fuerte los talones. Sus armoniosas melodías conquistan a los pequeños y éstos no pueden resistir la tentación de sonreír cada vez que escuchan una de sus composiciones.

El Efecto Mozart en los niños y los bebés

Seguro que has oído hablar en más de una ocasión del Efecto Mozart. Una expresión que alude principalmente a los efectos beneficiosos que produce en los niños escuchar las melodías de este gran compositor. En este sentido, numerosos estudios certifican que este efecto es ya evidente en los bebés, incluso desde el útero materno.

Sin ir más lejos, según estas investigaciones recientes, los niños intrauterinos ya oyen a partir de la semana 24 de gestación del embarazo. Por lo que, los sonidos melodiosos que llegan del exterior, les pueden producir unos efectos estimulantes y beneficiosos. Sonidos que, por ejemplo, pueden provenir de la música clásica.

Pero, ¿por qué tiene este efecto en los niños? Pues, sencillamente, por tratarse de melodías puras, simples y tan misteriosas y accesibles que estimulan las neuronas en crecimiento. No obstante, si pensábamos que el Efecto Mozart era el gran favorito de los niños, ahora surgen con fuerza otros dos compositores de renombre.

musicabebe2VER GALERÍA

¡Llegan Vivaldi y Bach!

Antonio Vivaldi y Sebastian Bach se han puesto también de moda entre los compositores de música clásica que escuchan detenidamente los bebés. Hay estudios que prueban que si una mujer embarazada comienza a tomar la rutina de escuchar piezas de Bach y Vivaldi, el ritmo cardíaco del feto se estabiliza llegando a disminuir el pataleo del niño.

Ni que decir tiene que este tipo de música puede venir muy bien especialmente a la hora de buscar algo de relajación. Antes de dormir, puede ser un ejercicio más que interesante.

Pero además, los efectos de la música clásica de autores como Bach o Vivaldi pueden repercutir en el futuro crecimiento del niño. Los investigadores aseguran que los niños que escuchan música clásica desde el vientre materno se relajan, lloran menos y duermen mejor. Son los efectos positivos y de estimulación que la música tiene durante el embarazo.

Lo más recomendable es exponer al bebé en gestación a distintas obras musicales de Bach y Vivaldi, sobre todo, a partir de que se cumpla el cuarto mes de embarazo. Tan solo hay que colocar cualquier altavoz cerca del vientre de la madre o incluso apoyar en él los auriculares para que el sonido pueda llegar al feto.

Realmente, este efecto musical no tiene nada de extraño. Está comprobado que la musicoterapia enriquece el desarrollo físico, emocional e intelectual del bebé. Ahora ya sabes que no solo Mozart puede ser un reclamo perfecto para estos casos, los niños también adoran a los genios de la música Vivaldi y Bach. ¡Haz la prueba!

Más sobre

Read more