Adiós al uso abusivo de las videoconsolas: vuelven los juegos de siempre

Las carreras, los zancos o la pelota son la mejor forma para que los 'peques' realicen ejercicio todos los días, y refuercen el vínculo afectivo con los padres

  • Cortar el hilo
    El que se "la queda" se sitúa en el centro de un corro grande formado por los demás . Tras decir "a por …" se lanza a correr tras uno de los chicos para cazarle, mientras los otros intentan cruzarse en el camino de ambos y "cortar el hilo" que se supone les une en su trayectoria. Quien lo consigue pasa a ser el perseguido. Una vez pillado uno de los perseguidos, se comienza de nuevo con este último como cazador.

  • Las estatuas
    La tarea del líder en este juego es ardua y difícil: a la voz de tres, todos los participantes salen corriendo y el líder debe tocar con la mano a cualquiera de ellos. En ese momento, el tocado se debe quedar "paralizado", totalmente inmóvil en la postura en la que se haya quedado hasta que otro de los niños le toque y elimine el "hechizo". A la vez, el líder debe seguir paralizando a los otros jugadores mientras intenta que nadie toque a los que han caído ya presos. Lógicamente, cuantos más jugadores, más compleja y difícil es la tarea.

  • Pasa la bola
    Hay que empezar haciendo un corro para que quien "se la queda" llame a uno de los jugadores justo antes de lanzar la pelota tan hacia arriba como pueda. El asignado tiene que correr tras ella, y en cuanto la coja, ha de decir "tengo la bola, ¡paso la bola!", mientras los corredores se deben quedar paralizados en la misma posición y postura en la que estaban, ¡por complicada y compleja que fuera, toca quedarse quietos como estatuas! Entonces, él pasa a ser el líder que lanza y llama.
  • Más sobre

    Read more