De la lactancia al plato: aprender a comer

Los pequeños, poco a poco, y de forma progresiva, van pasando de un alimento líquido, como es la leche, a introducir en su dieta nuevos sabores y texturas

  • Introducción de nuevos alimentos en la dieta
    Poco a poco, los padres deben comenzar a incluir en la dieta del lactante nuevos alimentos. El ritmo para introducirlos es muy variable y las fechas son orientativas. Es importante recordar que el niño es un lactante durante el primer año, que la leche es el alimento más importante para su correcta nutrición y que la aparición de las piezas dentarias para la masticación, sobre todo los molares, es el hito en su desarrollo que diferencia la alimentación. Teniendo esto en cuenta, los alimentos sólidos se introducirán progresivamente a partir del año, manteniendo las cuatro tomas diarias. Pero la leche sigue siendo fundamental y, así, durante el segundo año de vida todos los niños deberán tomar al menos medio litro de leche o derivados lácteos al día.

    Al principio y para iniciar al niño en la toma de este tipo de alimentos, serán blandos y de agradable sabor, como, por ejemplo, la pasta, las croquetas, la tortilla francesa, el jamón de york, las frutas blandas, la bechamel, etcétera. La introducción de nuevos alimentos en la dieta de los niños deberá regirse por las cantidades progresivamente crecientes.

  • Ojo con las alergias
    La mejor forma de prevenir las alergias alimentarias, los trastornos gastrointestinales o las enfermedades de intolerancia, como son la celiaca o la malabsorción intestinal, es añadir cada día un nuevo alimento en la dieta para así poder observar sus efectos y atajar cualquier problema que se presente.
  • Más sobre