Infiltrados en la alfombra roja y fuego en escena, los Grammy llenan de rock and roll la noche de Los Ángeles

by hola.com
La gran fiesta de los Grammy no defraudó. Casi nunca lo hace, de hecho. La música y el espectáculo fueron de nuevo los auténticos protagonista de una entrega de premios que reúne lo más variado del panorama mundial para coronar a los mejores. Los grandes triunfadores, Daft Punk, no mostraron sus caras pero sí que el sonido electrónico reina entre los fans. Las categorías de mejor álbum, tema (Get lucky), disco de música electrónica y actuación pop de un dúo les subieron al podium. Pharrell Williams (cuyo sombrero fue muy comentado) tampoco se fue con las manos vacías, con otros cuatro gramófonos, tres por su trabajo con estos. Canción del año y mejor actuación pop en solitario para Lorde y su Royals, que compitió en escena con el fuego de Katy Perry y el explosivo dúo de Beyoncé y su marido Jay Z.

Alicia Keys, Kacey Musgraves, Led Zeppelin, Bruno Mars, Gipsy Kings y Mariachi Divas fueron algunos de los nombres que sonaron entre la larga lista de ganadores. Ninguno se fue decepcionado en una velada en la que hubo para todos los gustos y estilos. La estpañola Sara Montiel fue además una de las homenajeadas en el recuerdo que se hizo a los fallecidos del pasado año. Pasen y vean.
* Usa las teclas derecha e izquierda para navegar por las fotos en la página
Beyoncé eligió para hacer el paseo ante los flashes un provocativo modelo de encaje en tono blanco de Michael Costello, con detalles florales, combinado con joyas de Lorraine Schwartz. Taylor Swift, con un ajustado vestido en plata de Gucci Première, y Alicia Keys, espectacular con un generoso escote en azulón de Armani Prive y detalles de cristal de Swarovski, también acapararon buena parte de las miradas. Esta última además se llevó un premio al mejor disco de R&B por Girls on fire. Un título tremendamente adecuado para esta imagen © Gtresonline
Casi una reunión de los Beatles. Paul McCartney y Ringo Starr tocaron Queenie Eye, ante la atenta mirada de Yoko Ono y su hijo Sean Lennon, que acudió con su novia Charlotte Kemp, los dos mostrando su peculiar y personal sentido de la moda © Gtresonline
On fire estaba el escenario durante la actuación de Katy Perry, que tocó envuelta en una lengua de fuego su Dark Horse, mientras daba vueltas en una barra fija rodeada de bailarinas. Otra de las que provocó un estruendoroso aplauso fue Beyoncé. Su dúo, Drunk in love, con Jay Z, su marido, lleno de pasión y complicidad, no dejó indiferente a nadie © Gtresonline
¿Hay alguien ahí? Cindy Lauper, de Alexander McQueen, ganó el preciado gramófono por su álbum Kinky Boots y no dudó en pegárselo a la oreja por si escuchaba algo… ¿Qué le decía la magia de los Grammy? © Getty Images
Daft Punk, sin duda los absolutos triunfadores de la noche, no se quitaron su característico casco ni para recibir sus premios. Tampoco dieron ningún discurso, dejando a sus seguidores con ganas de escuchar sus voces. Jared y Shannon Leto y Tomo Miličević, o lo que es lo mismo 30 seconds to mars, presumieron de estilo personal en la velada © Gtresonline
No sólo de música viven los Grammys. Algunos rostros que nada tienen que ver con este arte se “colaron” en la gala. Fue el caso de Julia Roberts, que apareció por sorpresa para presentar la actuación de Paul McCartney y Ringo Starr. “Hace casi 50 años, estos cuatro adorables chicos de Liverpool cambiaron la historia para siempre…” comenzó la actriz, que por unas horas cambió las entregas de premios de cine, tan numerosas estos días, por esta cita. Taylor Swift fue destronada del podium del country por Kacey Musgraves, una jovencísima artista que se llevó dos galardones © Getty Images
Gloria Estefan fue una de las latinas que paseó por una noche llena de ritmo con un vestido rojo de Gustavo Cadile, con transparencias. Ciara presumió de embarazo con un traje de Emilio Pucci en dorado. 'Me siento muy cómoda' comentó la artista. Como una princesa de cuento, Katy Perry paseó con un Valentino’s spring 2014 couture collection, con notas musicales en la falda. 'Es musical, para la gran noche de la música' comentó © Gtresonline
Otros de los que se 'colaron' en la alfombra roja pasearon del brazo de dos grandes estrellas. Madonna llevó a su hijo David por primera vez a un evento público. Ambos impecables de traje, el de ella firmado por Ralph Lauren, posaron como dos auténticos 'gangsters'. A la veterana artista no le faltó detalle: un guante plateado al estilo de Michael Jackson, sombrero de ala ancha y bastón para desvelar cuando sonreía unos grilzz dorados (una prótesis en sus dientes que aparecían así 'forrados de oro'). Marc Anthony por su parte dejó a sus niños en casa para llevarse a su novia, Chloe Green. La heredera del imperio Topshop también era la primera vez que paseaba con su novio en una alfombra roja y estaba así de feliz © Getty Images
Lorde, que mantuvo esa expresión seria y casi 'tétrica' durante su posado ante la prensa (todo forma parte de la imagen), seguro que estaba encantada con sus dos gramófonos. Pink lució hombros con un palabra de honor de Joanna Johanssen y joyas vintage de Neil Lane. Los zapatos eran de Brian Atwood y el clutch de Rauwolf. Las dos, en su estilo, perfectas © Gtresonline
Pink puso la música de Try y Just Give Me a Reason a un espectáculo que dejó a todos con los ojos como platos del asombro. La artista ejecutó un número de acrobacias aéreas, ya de por sí complicado, que completó con varias piruetas de suelo junto a un bailarín. ¿Cuántas horas de ensayo tuvo que estar la intérprete para hacer esto? ¿Se lo imaginan? Y es que no cabe duda, los Grammy, de un modo u otro, siempre sorprenden © Gtresonline

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie