Chenoa ‘No me importaría cantar con David, pero no quiero que la gente piense que tiro de un carro que no es el mío’

-¿Vas a ir a Latinoamérica?
El tema de Latinoamérica me llama bastante la atención. Esa desesperación con que vayamos todos para allá...Me gustaría por supuesto pero voy a ser muy sincera. Yo todavía estoy aquí y aquí tengo que hacer cosas, tengo que ganarme el respeto y me tengo que hacer un sitio. Latinoamérica se hará cuando yo o la gente que tiene fe en mi piense que allí puede ir algo bien, pero primero hay que trabajar donde uno está. Es mi punto de vista, quizá me equivoque. Me hizo mucha ilusión el año pasado decir, ¡me voy a América, me voy! Y al final no me fui y me quedé hecha polvo, pero todo tiene un motivo, en este caso no me tocó, no fui, y lo que he aprendido de eso es a trabajar muy duro aquí, buscarme mi sitio.

-Repites mucho que estás buscando un hueco ¿Cuál sería?
Eso sí que no lo sé. Es la respuesta que busco y creo que lo tengo que hacer trabajando. Ahora mismo es la incertidumbre que tengo. Tu entras en una tienda de discos y alucinas, es que hay cantantes a punta pala, pero por eso mismo estoy en ello, no puedo compararme con nadie porque yo todavía no he encontrado mi sitio y esta es la manera de hacerlo, trabajar, sacar un producto, estar contenta con lo que haces, y en este momento estoy contentísima. Al final es la gente la que decide y te da unas sorpresas que no veas, la demanda es del público.

-¿Para cuándo un dúo con David?
No se. Si estoy luchando por salir un poco sola...No me importaría cantar con David, de hecho cuando queramos lo haremos y nada nos va impedir que nosotros hagamos lo que queramos. Pero bueno, en este momento quería salir sola, no quería que tampoco las malas mentes pensaran que tiro de un carro que no es. El carro lo llevo yo hoy.

-Sabemos que te gusta cuidarte, que fuiste a la clínica que Carmen Sevilla te recomendó, por ejemplo, ¿Qué haces?
Hago de todo, de hecho el otro día me compré los vídeos de Cindy Crawford. Hago lo que puedo con el poco tiempo que tengo. Llevo mis pesas color rosa fucsia. Me cuido un poco, pero tampoco me paso, no estoy sin comer, eso tampoco es, primero no porque me pondría de más mal humor, como sano y punto.

-¿Y a David cómo le gustas?
Tal cual estoy, para él estoy estupenda. ¡Imagínate qué aliento, por lo menos...!

Más sobre

Read more