—Mónica, ¿cuál es tu tipo de hombre ideal?
—No tengo un tipo de hombre ideal. Y está muy claro: el hombre ideal no existe. Entonces, buscarlo es perder el tiempo. Creo que de lo que se trata es de coincidir en la manera de pensar sobre determinadas cosas que son importantes en la vida. Todo depende del valor que les des a determinadas cosas. Por eso decía que para mí la familia es muy importante.
—¿Y para José Coronado no lo es?
—Por supuesto que él le da importancia igualmente. Pero tiene otro concepto de ella. Y posiblemente es ahí donde no coincidimos. —Habías dicho que el amor no se viene abajo de la noche a la mañana.
—Naturalmente. Y en nuestro caso, lo que ha pasado no es por falta de amor, sino por la distinta forma de concebir cada uno ese amor.
—No faltará quien diga: «La de José Coronado y Mónica Molina es la crónica de una ruptura anunciada».
—Pues, seguramente. Hay gente para todos los gustos. Para mí no lo fue porque cuando comencé esta relación lo hice con lo mejor de mí y con mi mejor ilusión. Intenté hacer las cosas lo mejor que he sabido y he podido. ¿Salió mal? Pues es que las cosas son así. A veces no depende de uno sólo.
—Pero estabas diciendo que cada uno de los dos puso lo mejor de su parte.
—Por supuesto. Los dos pusimos lo mejor de nosotros mismos. Pero no resultó. Pero no hay que buscar un culpable. Él no lo es para nada. No me gusta hablar, en general, de culpa. Pero, si en una pareja la hay, es normalmente al cincuenta por ciento.
—¿Es o no es momento de preguntarse ahora quién de los dos puso más?
—No, no es momento. No se trata de concursar ni de ver quién fue más abnegado y quién se entregó más. Ni de buscar culpable ni de colgarse medallas. Además, cuando estás metida en una relación, tú, por supuesto, no vas sopesando, ni anotando, ni calculando quién pone más; tú amas con todo el corazón y con toda tu verdad. Y si eso te lleva a estar muchos años con esa persona, pues maravilloso. Y si no es así, ¡quién sabe por qué pasan las cosas! Yo siempre pienso —soy muy positiva en ese sentido— que cuando las cosas se han dado así, por algo será. Tendría que ser así. O quién sabe. Puede extrañar a algunos que sea tan positiva, y puede que otros crean que soy conformista. Yo busco siempre el lado bueno de las cosas, porque creo que quedarte con lo negativo no sirve absolutamente para nada.

Más sobre

Read more