Raphael, que será abuelo por primera vez, tuvo que ser ingresado de nuevo

La pasada semana informábamos que el popular y querido cantante Raphael había tenido que ser ingresado en una clínica madrileña debido a una "ligera descompensación de una afección hepática antigua", según el parte emitido por el centro hospitalario. Un problema de salud que venía manifestándose en el artista desde hacía ya algún tiempo y que parecía haber superado, a tenor de las palabras del profesor Vicente Estrada, médico personal de Raphael, cuando declaró que su paciente había mejorado considerablemente y que pronto abandonaría la clínica como así ocurrió. En el mismo sentido, se manifestó Natalia Figueroa, que comentó que se trataba de una hepatitis B que su marido "venía arrastrando". Con todo esto, parecía que el problema no revestía gravedad alguna -como ahora parece que tampoco- y que con reposo, el adecuado tratamiento médico y el cariño de los suyos Raphael se recuperaría en casa.

Sonriente a la salida de la clínica
Buena prueba de ello era la sonriente cara que el artista mostró al salir de la clínica, como queriendo restar importancia al asunto. Y es que su carácter sencillo y su conocida cercanía a la gente le hacían desdramatizar la situación. Sin embargo, dos días después de salir del citado recinto sanitario, Raphael tuvo que ser ingresado de nuevo en el hospital, al parecer, por una complicación en la citada alteración hepática. Parece que el cantante sufrió un mareo, seguido de un desvanecimiento, cuando se encontraba en su casa, por lo que su familia decidió que lo mejor sería volver a la Luz y que los médicos y las consiguientes pruebas determinaran el motivo de su recaída. Al igual que sucedió en la primera ocasión, el querido artista está acompañado en todo momento por su esposa, sus tres hijos, Alejandra, Jacobo y Manuel, así como a su nuera y su yerno, la actriz Toni Acosta, quien se hizo popular por su participación en la serie Policías y Álvaro Arenzana. Desde esta misma tarde el cantante ya se encuentra en su casa de nuevo con la lógica felicidad de su familia.

Preocupación y felicidad
Aunque la familia Martos Figueroa vive estos días con cierta preocupación, la alegría y felicidad también han hecho acto de presencia tras saberse que Alejandra, la única hija de Raphael y Natalia, va a ser madre por primera vez. La joven pareja siempre manifestó en privado su deseo de ser padres, ya que les gustan mucho los niños y ambos provienen de familias numerosas, especialmente Álvaro, que son siete hermanos.

Más sobre

Read more