David Bustamante hace balance en una amplia entrevista de lo que le sucedió en 2002

Definitivamente, tiene alma y aire de estrella. En poco más de un año se ha convertido en uno de los rostros más populares del panorama musical. Y sin embargo, no ha perdido la sensibilidad y la humildad con la que conquistó al público desde la Academia de ‘Operación triunfo’. Es David Bustamante, que cumplirá 21 años el próximo mes de marzo y califica el 2002 como "el mejor año de mi vida".

La fama no ha cambiado a un joven que confiesa seguir teniendo los mismos sueños y fuerzas renovadas para seguir luchando por no defraudar a todas esas personas que le apoyan incondicionalmente. David nos recibió en su tierra. Tras serle entregado el premio más importante para un cántabro, el Horeca, galardón que otorga la Asociación de Hosteleros de Cantabria, se encuentra realmente feliz. Con este reconocimiento que premia a la persona que más ha promocionado Cantabria en 2002, David ha vuelto a recibir el cariño de su gente.

- ¿Con qué te quedarías de 2002, tanto en lo personal como en lo profesional?
- Con el hecho de conocer a muchísima gente, conocer al club de ‘fans’, trabajar en lo que me gusta, muchas cosas..., ¡El reconocimiento de mi tierra! Son muchas cosas para escoger sólo unas pocas.
- ¿En qué ha cambiado el David de antes de entrar en la Academia con el de hoy?
- Cambiar, no; evolucionar, sí. Cambiar sólo ha cambiado mi entorno; la esencia es la misma, el trabajo es distinto y ahora vivo de lo que siempre quise: cantar...Mi esencia espero no cambiarla nunca
- ¿Y la fama? ¿Cómo la llevas?
- Bueno, la fama tiene bueno y malo. Lo bonito de todo esto es que la fama tiene un límite, donde pasas de ser famoso a ser popular; creo que nosotros somos populares y que se reconoce nuestro trabajo. Tenemos el cariño del público. Lo malo es que cuenten mentiras sobre ti, aunque, bueno, eso te pasaba antes a menor escala, en el pueblo siempre tenías amigos y detractores..., eso lo entiendo. Lo que no llevo bien es que inventen cosas de ti, creo que el público se merece un respeto

Más sobre

Read more