Marie Chevallier se fija en el 'pillbox' de Meghan para su debut en el gran día de Mónaco

La mujer de Louis Ducruet ha completado su estilismo con un tocado muy similar al que llevó la Duquesa el pasado marzo

Hoy, 19 de noviembre, se celebra el Día Nacional de Mónaco, una histórica cita en la que se reúne cada año la familia real casi al completo. Esta vez la gran ausencia ha sido la de Carlota Casiraghi, aunque sí han estado presentes sus hermanos, primos, sobrinos, tíos y, cómo no, su madre. Las princesas monegascas, de Charlene a Carolina, Beatrice o Tatiana, han dado una auténtica lección de estilo otoñal en un día especialmente frío, demostrando que se puede ir abrigada sin renunciar a la sofisticación. Junto a ellas ha debutado Marie Chevallier, que se casó con Louis Ducruet, hijo de Estefanía de Mónaco, el pasado verano. Para la ocasión, la joven ha elegido un estilismo que recordaba a uno de looks más inesperados de Meghan Markle.

marie-chevallier-meghan-1zVER GALERÍA

Marie ha desafiado a las bajas temperaturas del principado con un abrigo-vestido azul celeste que dejaba sus piernas al aire. En concreto, se ha decantado por un diseño azul celeste con manga larga, escote en 'V' y bajo a la altura de la rodilla que agrega volantes sobre el pecho y el bajo para aportar un toque de originalidad y distinción. Para alargar visualmente su silueta, ha sumado salones nude de efecto acharolado, y ha completado con conjunto de collar y pendientes colgantes de perlas. Como el resto de las mujeres de la familia -a excepción de la princesa Estefanía-, ha seguido el protocolo rematando su peinado, un moño bajo de efecto messy, con un tocado, una pieza que curiosamente evoca a Meghan Markle.

- Lee también: De Charlene a Carolina, pura sofisticación otoñal en el Día de Mónaco

Meghan MarkleVER GALERÍA

En lugar de optar por sombreros, como Charlene y Tatiana, o diadema, como Carolina, Marie ha preferido lucir un tocado tipo pillbox en tono blanco. Este diseño, de origen militar, nació en la década de los 30, pero se popularizó en los años 60 gracias a figuras como Jackie Kennedy o Audrey Hepburn. Actualmente está considerado uno de los tocados más elegantes e infalibles después de que lo hayan lucido numerosas royals, incluidas las duquesas británicas y su suegra, Diana de Gales. La última en hacerlo antes que Marie fue Meghan, que escogió un diseño muy similar en el mismo color para acudir a la tradicional misa del día de la Commonwealth el pasado marzo.

Meghan MarkleVER GALERÍA

En lugar de jugar al contraste como la mujer de Louis Ducruet, la duquesa de Sussex optó por un estilismo monocolor que fue muy comentado, tanto por su vestido de cadenas de Victoria Beckham, firma que hasta ese momento no había llevado, como por el tocado. 

Más sobre