Charlene de Mónaco, muy cerca de Grace Kelly con su último conjunto

La princesa monegasca ha escogido un sofisticado estilismo de estética años 50 que recuerda inevitablemente al look de la que hubiera sido su suegra

Mientras los Reyes de España volaban hasta Argentina para su viaje oficial, los príncipes de Mónaco se preparaban ayer para recibir al presidente de la República Popular China, Xi Jinping, y su esposa, Peng Liyuan. A finales de 2018, la Primera Dama del país asiático se medía en un cara a cara estilístico con doña Letizia, y estos días lo hace con Charlene de Mónaco. Para su primer encuentro, en el que Alberto II y su mujer han ejercido de perfectos anfitriones organizando un recibimiento por todo lo alto -con concierto de violín incluido- la princesa monegasca ha escogido un look sobrio y elegante que recordaba en varios aspectos a la impoluta estética de su suegra, la inolvidable Grace Kelly.

Charlene de MónacoVER GALERÍA

Charlene ha renunciado esta vez a sus elecciones más transgresoras, en las que habitualmente recurre a chaquetas de cuero, pantalones pitillo o diseños con toques muy roqueros (aunque, aún así, se ciñen al protocolo de palacio), y ha optado por un conjunto minimalista que evoca inevitablemente a la característica estética de la década de los años 50. La Princesa ha confiado de nuevo en su firma preferida, la casa suiza Akris, para configurar esta elección minimalista y lo ha apostado todo al negro con un vestido ceñido de cuello a la caja sin mangas que, sumado a la chaqueta de cuello a la caja sin solapas, creaba un falso efecto de traje de chaqueta muy clásico y atemporal.

Charlene de MónacoVER GALERÍA

La mujer de Alberto II ha potenciado la similitud con la madre del Príncipe al completar su conjunto con unas grandes gafas de sol estilo cat eye, el que fuera uno de sus complementos preferidos, y pendientes de perlas, un tipo de ornamento que no faltaba en el joyero de Grace Kelly. Además, parece que Charlene ha dejado crecer ligeramente su melena, y el pixie que ha lucido hasta ahora se ha transformado en una corta melenita que en las últimas horas ha peinado dando volumen al flequillo y ondulando las puntas, consiguiendo un peinado que, sumado a su tono rubio, recuerda inevitablemente al que la actriz de Hollywood llevaba entre los años 50 y los 60.

Grace KellyVER GALERÍA

Aunque los grandes vestidos de gala y alfombra roja de Grace Kelly, protagonizados por voluminosas faldas y vaporosas capas, son inolvidables, lo cierto es que en el día a día optaba por conjuntos mucho más minimalistas, de líneas sobrias y colores sólidos. Especialmente después de su matrimonio con el príncipe Rainiero, la princesa depuró su vestidor y era más que frecuente verla con trajes de chaqueta y falda (o vestido) lápiz en tonos neutros, muy similares al que su nuera -a la que nunca llegó a conocer- ha lucido recientemente. Los accesorios como maxigafas oscuras, collares de perlas y, cómo no, el icónico bolso Kelly de Hermès, tuvieron una relevancia plena en sus estilismos, por lo que es inevitable que hoy nos acordemos de ella y sus ya eternas elecciones gracias a Charlene. 

Más sobre