Jennifer Lopez

Jennifer Lopez o el arte de transformar diseños ajustados para mujeres con curvas

La cantante se ha enfundado un vestido de Chanel con el que vuelve a superar el look presentado en pasarela

En los últimos años, Jennifer Lopez ha sufrido una evolución estilística más que evidente que ha tenido como consecuencia una vestidor más sofisticado, en el que destacan los looks elegantes e incluso minimalistas para el día a día y que reserva las apuestas más arriesgadas para la alfombra roja. A pesar de fijarse en firmas de renombre internacional, la cantante se mantiene fiel a su esencia y busca aportar toques personales con los que hacer suyos los diseños, demostrando que, en ocasiones, la realidad supera a la ficción, o lo que en este caso es lo mismo, que las celebrities ganan a las campañas de moda. ¿El último logro de la intérprete de El Anillo? Conseguir que miles de personas se enamoren de una pieza que pasó desapercibida hace más de un año, cuando se presentó sobre la pasarela de Chanel.

Recientemente, JLo ha sido fotografiada paseando por las calles de Miami junto a su pareja, el deportista estadounidense Alex Rodríguez, enfundada en un vestido que potenciaba sus características curvas. La cantante se ha decantado por un ceñido diseño de la maison francesa confeccionado en lana de alpaca en tonos naranjas, rojos, negros y grises que configuraban un patrón de cuadros. A este modelo, que contaba con cuello perkins, manga larga y falda midi, le ha sumado un cinturón de la misma casa para entallar aún más su silueta

Como accesorios, ha agregado bolso negro de Hermès -concretamente el modelo Birkin de piel de cocodrilo en negro-, zapatos de tacón alto a tono con plataforma de metacrilato de Charlotte Olympia y gafas de sol redondas de Valentino. No ha querido renunciar a sus adorados pendientes de aro, en este caso en tono plateado y de la firma de joyería Jennifer Fisher, a los que ha agregado un brazalete negro con detalles de tachuelas, también de Hermès. Estos cañeros complementos han ayudado a que la cantante se desligara del look presentado en pasarela y consiguiera configurar un estilismo a su medida.

La primera vez que vimos el vestido en cuestión fue en diciembre de 2017, cuando Karl Lagerfeld presentó sus propuestas de la colección Métiers d'Art en Hamburgo. En el desfile, se mostró una imagen totalmente distinta a la que ha lucido la cantante, ya que la modelo lo llevaba ligeramente más amplio, sin cinturón y con un abrigo de cuadros sobre él. También se añadían medias negras y zapatos abotinados, además de un conjunto de gorra y bufanda y un collar XXL que ocultaba el cuello del diseño. 

Más sobre