El vestido de fiesta según Jennifer Lopez: así es el diseño perfecto si eres bajita

Tanto ella como la actriz Vanessa Hudgens recurren a looks muy especiales que juegan con las proporciones

El estreno que tuvo lugar este miércoles en el cine Regal Union Square Stadium 14 de Nueva York, no solo ha servido para la presentación de Second Act (Jefa por Accidente en carteleras españolas), el nuevo proyecto cinematográfico de la multidisciplinar Jennifer Lopez, sino también para tomar nota de algunos trucos que siguen tanto la cantante como una de sus compañeras de reparto. La artista del Bronx y Vanessa Hudgens, que también ostenta uno de los roles más importantes de la película, dieron una lección sobre cómo escoger un vestido de fiesta si mides menos de 1,65 m. Con una diferencia de edad de 20 años, ambas actrices demostraron que se puede lucir un mini vestido con volúmenes en las grandes ocasiones ya que la combinación de sandalias con pulsera y falda corta son acierto seguro para los eventos más formales.

Jennifer LopezVER GALERÍA

Jennifer siguió la máxima de la ficticia Regina George en Chicas malas de vestir de rosa los miércoles escogiendo un llamativo modelo en ese color. El descomunal vestido de Giambattista Valli de volantes de tul de alta costura pertenecía a la colección Otoño/invierno 2018-2019 del diseñador italiano. Un modelo de escote redondeado sin mangas, ceñido debajo del pecho, con la falda acampanada corta por delante y larga por detrás, en una asimetría que se conoce como tail hem, hacía parecer infinitas las piernas de la cantante.

El calzado que consiguió alargar su figura fueron unas sandalias de plataforma con pulsera atadas al tobillo en color plateado de Jimmy Choo, marca que también firmaba su bolso. Para terminar, los anillos y pendientes con brillantes rosas de Lorraine Schwartz culminaban el look.

Vanessa HudgensVER GALERÍA

Por su parte, Vanessa Hudgens, con una figura de 1,55 m optó como su compañera, por un diseño de la misma estructura, ceñido debajo del pecho y con una falda abultada con pliegues, al resultar especialmente favorecedor para mujeres petite ya que centra la atención en las piernas. A diferencia de la cantante de El Anillo, la californiana lució un vestido con escote palabra de honor de Marc Jacobs con pendientes de diamantes Chopard.

La tela del original diseño formaba volantes en la parte de arriba y una rosa en el lateral, algo que también agregaba volumen a la prenda. Pero además, la actriz ha sido una de las pioneras en estrenar en la alfombra roja el living coral, el color elegido por Pantone para este 2019, que resulta de la mezcla entre el naranja y el rosa empolvado, y que resaltaba con su complexión.

Más sobre