Máxima de Holanda

Cinco pruebas de que Máxima de Holanda es la 'royal' que más arriesga

La reina de los Países Bajos no deja de innovar y crear combinaciones llamativas que definen su carisma

Las elecciones estilísticas de Máxima de Holanda son siempre analizadas hasta el más mínimo detalle, algo que no resulta sorprendente si se tiene en cuenta que posee uno de los vestidores más originales y llamativos de la realeza europea. La Reina de los holandeses es conocida a nivel mundial por sus característicos conjuntos, que la han coronado como la royal más atrevida a la hora de vestir. Máxima se aleja de la elegancia en clave minimalista propia de otras de sus homólogas para decantarse por unos looks en los que los colores llamativos, los estampados de todo tipo y los complementos XL cobran especial protagonismo. 

Los tonos metalizados, también de día

Ayer mismo, acudió a un congreso en La Haya con un look que rompía con una de las reglas no escritas de la monarquía. Si ya de por sí las lentejuelas no son un ornamento muy utilizado en los estilismos de la realeza, resulta más vistoso aún que Máxima escoja una falda plateada cuajada de ellas para un acto a plena luz del día. En este caso, recurrió a una de las fórmulas de estilo de influencers como Olivia Palermo o Chiara Ferragni, dos apasionadas de los tonos metalizados, al rebajar la intensidad de la prenda sumándole un top de una tonalidad neutra 

Predilección por los 'total looks' de tendencia

Máxima adora ir siempre totalmente conjuntada, tanto en sus estilismos de colores sólidos como incluso cuando se decanta por estampados tan marcados como el animal print. Es habitual que opte por prendas y accesorios de los mismos tonos o patrones, lo que configura vistosos estilismos en bloque, como cuando sumó una chaqueta de leopardo a su vestido midi a juego.

Sus complementos, su mejor baza para marcar la diferencia

A pesar de que ha demostrado en numerosas ocasiones que defiende a la perfección los tonos empolvados como los nude, celestes o rosas, lo cierto es que uno de los rasgos más característicos de su estilo pasa por los colores eléctricos. Rojos, azules, amarillos, naranjas o verdes, Máxima no descarta ninguno. No solo los luce a través de vestidos y faldas, sino que también opta por ellos para completar sus estilismos, como hizo en junio de 2017 al aportarle un aire totalmente diferente a su vestido blanco y negro al sumarle todo tipo de accesorios -desde pendientes hasta sandalias- en la misma tonalidad verde trébol.

Es la reina de los tocados más llamativos

Este accesorio tan protocolario es uno de los favoritos de Máxima de Holanda, que ha llegado incluso a convertirlo en una de sus señas de identidad. Sin embargo, ella no los reserva únicamente para los eventos más formales como hacen otras royals como la duquesa de Cambridge o Matilde de Bélgica, sino que apuesta por ellos prácticamente a diario, y siempre en su versión más espectacular. El que más ha lucido durante los últimos meses es uno en forma de pamela de rafia XL ladeada decorado con un lazo.

Cree en las joyas con estilo propio y mucha personalidad 

Famoso es también el repertorio de maxijoyas que utiliza para darle un giro a su vestuario, en especial los grandes y originales collares con los que transforma sus looks reciclados. Motivos vegetales, animales, piedras preciosas o materiales metálicos conviven en el original joyero de la Reina de los holandeses, que cuenta con piezas con las que difícilmente imaginamos a sus homólogas, que prefieren optar por complementos más discretos.

 

Más sobre