En azul 'royal', Rania de Jordania versiona el esmoquin de día

La monarca jordana ha acudido a las Naciones Unidas con un estilismo monocolor con mensaje

La reina Rania de Jordania es conocida por su gran compromiso con la igualdad en su país, ya que promociona varias propuestas de negocio dirigidas por mujeres, por lo que fue una de las invitadas más especiales en participar en la iniciativa HeForShe que ha tenido lugar en Nueva York. Lanzada por ONU Mujeres, es un ciclo que busca involucrar a los hombres en la lucha por la igualdad de género a través de ponencias y portavoces como Emma Watson o Anne Hathaway este año. La intervención de la monarca ha tenido lugar en la recepción de Jordan River Foundation, cuyo objetivo es promover la educación e iniciativas de igualdad. Para su visita a la Gran Manzana, que ha acudido con su marido el rey Abdullah, apostó, como gran amante de las tendencias, por un esmoquin con los complementos a juego, formando un look monocolor en azul claro.

Rania de Jordania y Anne HathawayVER GALERÍA

La americana entallada con las solapas amplias terminaba en un escote profundo que quedaba cubierto por un top blanco aderezado con un pañuelo de seda al cuello con uno de los extremos por delante. Además del pantalón recto y los stilettos del mismo tono, el toque de estilo corrió a cargo de los broches con piedras cosidos al pañuelo y del clutch rigido que conjuntaba con los colores del traje de chaqueta y pantalón. Y es que la monarca es muy aficionada a llevar trajes, al igual que Meghan Markle, ya que es una de sus elecciones más recurrentes.

El conjunto de dos piezas pertenecía a la colección Primavera/verano 2018 de Ermanno Scervino, un modelo cuyo punto original eran los botones en el lateral del pantalón así como en la chaqueta. La Reina llevó una versión más ceñida que aquella propuestas por el diseñador italiano en el look de pasarela con el pañuelo de seda del mismo color que, en vez de ocultar dentro de las solapas, dejó con un extremo por fuera.

Rania de JordaniaVER GALERÍA

El bolso era quizás la pieza más significativa de su estilismo ya que se trataba de un accesorio de Sarah Beydoun, que tiene especial significado dentro del evento ya que se trata de la creadora de Sarah’s Bag, una casa libanesa de moda que se encarga de realizar a mano bolsos y accesorios de lujo para empoderar a las mujeres exconvictas y de esa manera reintegrarlas en la sociedad, alejándose del estigma de haber estado encarceladas, así como mujeres de los entornos más pobres de Líbano. En concreto el modelo de la Reina es el clutch Arabesque Silver Thread y cuesta 408,73 euros.

Más sobre