Reina Letizia

Doña Letizia demuestra que es su mejor estilista cuando recicla vestidor

La Reina ha retomado su agenda oficial en Salamanca dando un giro a su último estreno: el vestido 'denim'

Los monarcas estrenan su agenda de septiembre al igual que han hecho otros miembros de la realeza. Si hace unas semana Victoria de Suecia regresaba al trabajo luciendo una de las prendas favoritas de su armario y unos días más tarde hacía lo propio Máxima de Holanda haciendo gala de los dos trucos de estilo que había aprendido de Meghan Markle, hoy es Doña Letizia la que retoma su agenda oficial junto a su esposo, el Rey Felipe VI. Tras sus vacaciones de verano en Palma de Mallorca, ambos se han desplazado esta mañana hasta Salamanca para inaugurar la feria agropecuaria Salamaq 2018 y la trigésima Feria Internacional de Ganado Puro, una cita de referencia para los sectores agrícola y ganadero tanto en España como en Europa que tendrá lugar hasta el día 9.

En su primer look de este nuevo curso, la Reina ha vuelto a demostrar que su ingenio para reciclar las prendas favoritas de su vestidor sigue intacto. Esta vez ha vuelto a confiar en su último estreno de nueva temporada con el que creó una inesperada conexión de estilo con Meghan Markle. Se trata de un vestido denim, un tejido por el que Doña Letizia no suele apostar, que estrenó el pasado 26 de julio en Oviedo con motivo de la visita a las actividades de los cursos de verano de la Escuela Internacional de Música de la Fundación Princesa de Asturias.

Esta prenda de estética safari, con cuello camisero y bolsillos en el pecho, está firmada por Hugo Boss (199 euros), una de sus marcas fetiche, y confeccionada en algodón y poliéster. En su aparición el Palacio de Congresos Príncipe Felipe la Reina cambió el cinturón que incluye el vestido por uno del mismo tejido vaquero y le agregó stilettos a tono y cartera de cuero artesanal. 

Hoy ha dejado constancia de nuevo de que su mejor fórmula para reinventar un estilismo que ya ha lucido anteriormente pasa por los accesorios. Esta vez sí que ha optado por lucir el cinturón original de rayas blancas, rojas y azul celeste para romper con el conjunto y aportarle un aire diferente. También ha cambiado el bolso por un clutch tipo sobre en rojo de efecto cocodrilo del diseñador español Angel Schlesser, aunque sí que ha recurrido al mismo calzado destalonado de Carolina Herrera, un básico perfecto para estos meses de entretiempo. Asimismo, ha recuperado sus pendientes en forma de dagas árabes creados en oro blanco y diamantes de Gold and Roses, que se encuentran en su vestidor desde el verano pasado y pueden conseguirse en la tienda online de la firma por 1.985 €.

Más sobre