Nuevo escándalo en el imperio de la moda de Ivanka Trump

Esta vez el altercado afecta a la producción de zapatos de su firma. ¿Habrá nuevo boicot contra la hija del presidente?

Tras probar suerte como modelo, Ivanka Trump, una de las abanderadas del estilo 'working girl' más neoyorquino, decidió en 2007 lanzar su propia firma de moda (en sus comienzos, comercializando solo joyas). Sin embargo, la elección de su padre como Presidente de Estados Unidos cambió no solo su rumbo profesional (ha dejado la presidencia de esta compañía para entrar a formar parte del equipo de asesores de Donald Trump en la Casa Blanca), sino los éxitos de la marca, salpicados de escándalos empresariales. El último incidente llega desde China con la detención de un activista que estaba investigando los abusos laborales que se cometen en dos fábricas de confección textil, las cuales entre otras marcas, confeccionan calzado bajo el sello ‘Ivanka Trump’.

-Te puede interesar: El estilo de Ivanka Trump de gira internacional.


El sector más crítico de la familia Trump y varios medios norteamericanos se han apresurado a recordar cómo Ivanka, una mujer que ha dado consejos para que las mujeres triunfen empresarialmente (recopilados en su libro ‘Women Who Work: Rewriting Rules for Success’) puede estar produciendo sus productos en fábricas acusadas de no cumplir con las condiciones laborales básicas. De igual forma, ya en su día sorprendió que focalizara la confección de sus productos en el país asiático cuando su padre, Donald Trump, abogaba como presidente por la producción en fábricas estadounidenses para "no destruir empleos nacionales”.

Moda y política, no es buen tándem para Ivanka

Y esto es solo una pincelada más a los contratiempos que se está viendo afectada la firma Ivanka Trump. Recordemos el boicot que se produjo tras la elección de su padre como Presidente de EEUU: varios grandes almacenes, como Nordstrom, optaron por retirar de sus ventas los diseños bajo este sello. Una decisión que Donald Trump, ya estando en la Casa Blanca, reprochó en su cuenta personal de ‘twitter’. Y lejos de quedar como un buen padre que se preocupa por su hija, avivó la polémica al ser tachada de poco profesional por mezclar intereses comerciales personales con su nueva función dirigiendo una administración pública.

Más sobre