El curioso look navideño de Michelle Obama durante la gala de los Kennedy Center Honors

Michelle Obama siempre sorprende con sus looks y en su última aparición como Primera Dama durante la gala de los Kennedy Center Honors no iba a romper la tendencia. Para esta ocasión escogió un vistoso estilismo navideño que no dejó indiferente a nadie.

A pocas semanas de la despedida de los Obama de la Casa Blanca, la lista de “últimos” no hace más que crecer día tras día. En esta ocasión, Barack Obama presidía por última vez acompañado de su esposa una de las galas con más historia del país, celebrada cada año en estas fechas.


- Barack Obama inaugura oficialmente sus últimas Navidades en la Casa Blanca

- ¡La Navidad ha llegado a la Casa Blanca! Así es la última decoración de los Obama

Del brazo de su siempre impecable marido, Michelle Obama llegó al palco del Kennedy Center en Washington vestida con un elegantísimo vestido negro con bordados florales en verde y rosa que recordaba a las decoraciones navideñas que alegran los pasillos y dependencias de la Casa Blanca. Un comentado estilismo de diseño off-the-shoulder de Gucci que contaba con hilo metálico lo que daba un brillo especial a la pieza, dotándola aún más de la magia que reina en estas fechas.

En medio de un cierto aire de nostalgia, Barack Obama rindió honores al actor Al Pacino, la activista Mavis Staples, la banda The Eagles, el compositor James Taylor y la pianista Martha Argerich durante una gala en la que los gestos de cariño entre ambos volvieron a convertirse en parte fundamental del evento.


Un acontecimiento en el que Michelle lució radiante como lo ha hecho durante los siete años anteriores con otras elecciones entre las que destacan los vestidos azul cerúleo de Vera Wang de 2011, el romántico verde de Marchesa de 2013 y el Oscar de la Renta que llevó el año pasado.

Por supuesto, el presidente, que una vez más compartió numerosas miradas cómplices con su esposa durante la gala, no pudo dejar pasar la oportunidad de presumir de lo guapa que estaba Michelle esa noche en un gesto que se ha convertido ya en toda una tradición. Mientras recibían una ovación de pie de los presentes, se giró coquetamente para señalar a una sonriente Michelle que suele ser víctima del buen humor de su esposo.

Más sobre