La naturaleza poco rígida de la dieta flexitariana hace que sea muy fácil de seguir y mantener.

Flexitariana: cómo llevar la dieta a la que todos se están sumando

Conoce por qué es clave – no solo para tu salud sino– para salvar al planeta

Cada vez son más las personas que buscan la forma de llevar un estilo de vida más sano tendiente a lo natural. Y entre esas opciones una de las que cobra gran notoriedad entre celebridades e influencers por sus beneficios –además de las razones personales– es la de seguir un regimen vegetariano. Ser vegetariano en una sociedad culturalmente carnívora puede ser complicado a la hora de llevar una vida social activa o incluso de querer seguir disfrutando de tradiciones familiares, holidays y darse gusticos de vez en cuando.

Desde el año 2014, el Oxford English Dictionary incluyó la palabra flexitarian©Istock
El flexitariasmo es una dieta cada vez más popular basada en plantas y también es conocida como o "vegetarianismo casual"

¿Qué es la dieta flexitaria?

Flexitariana es la combinación de flexible y vegetariana. Se trata de la definición de una forma de alimentarse en la que se tiende al consumo de frutas, verduras, vegetales y granos integrales, sin abandonar radicalmente los productos de origen animal. De esta manera se aprovechan los beneficios de comer sano, como la pérdida de peso, prevención de ciertas enfermedades y se colabora con un mundo mejor. Pero sin dejar obligatoriamente de participar del pavo en Thanksgiving o de una hamburguesa ocasional o lo que es peor, sentirse culpable de hacerlo.

Según U.S.News & World Report, en su clasificación de las mejores dietas de 2019, la dieta flexitaria ocupó el puesto n° 3 en la categoría mejor dieta general, en términos de prevención de enfermedades y salud a largo plazo, el n° 2 en mejores dietas para la diabetes.

En la dieta flexitariana los alimentos se deben distribuir en proporciones en las que los vegetales y frutas predominen©Istock
Para garantizar un futuro sostenible en 30 años, hay que adoptar tres estrategias a la vez: reducir a la mitad el desperdicio de alimentos, mejorar las prácticas agrícolas y adoptar el flexitarianismo

¿Cuánta carne se debe consumir?

Este aspecto es muy importante y según la autora es fundamental aprender a distribuir el contenido del plato: “En lugar de tener un trozo de carne descomunal como centro del plato, que es el estilo tradicional americano, debería ser solo una cuarta parte del plato, con otra cuarta parte llena de granos enteros y luego el 50% restante de verduras”.

Reconocidas celebs han adoptado abiertamente este tipo de prácticas, por ejemplo, en el año 2009, el cantautor  Paul McCartney  implantó en su familia los Meat Free Monday impulsando a nivel mediático esta práctica. También han apoyado el movimiento, actrices como  Gwyneth Paltrow ,  Cameron Díaz  y el conocido chef británico Jamie Oliver.

A wooden crate of fresh vegetables©GrosbyGroup

Cómo seguir un plan flexitariano

No solo es fácil de seguir, sino que también tiene diferentes planes de acuerdo al nivel de compromiso de cada quien. Tomando en cuenta que en la semana hay 213 comidas, Blatner recomienda tres niveles para seguir la dieta:

Principiante: Solo se comen 7 comidas sin carne a la semana, no más de 26 onzas de carne en total. Entonces “significa que, si necesitas comer bacon o jamón en el desayuno, haz un almuerzo o cena sin carne ese día”.

Avanzado: hasta 14 comidas sin carne a la semana, lo que significa que “aún puede comer su hamburguesa o sándwich de pavo una vez al día”. No más de 18 oz de carne en total durante el resto de la semana.

Plato de comida con proteína y ensalada©Istock
Si no estás dispuesto a renunciar a algunos de tus platillos favoritos pero quieres asumir una vida más ‘vegetariana’, puedes empezar con la dieta flexitaria: no tiene que ser todo o nada.

Experto: Se come carne 6 o menos veces por semana (no más de 9 oz de carne) o no la come durante semanas solo en ocasiones especiales. Estas pueden ser, según Blatner “momentos significativos de carne” como son las barbacoas familiares, comidas festivas como Thanksgiving, una cena especial con la pareja o al viajar pues “no hay mejor manera de experimentar una cultura diferente que probar su comida, y esta dieta te da espacio para disfrutarla”, concluyó la nutricionista flexitariana. Lo mejor es que cada quien puede seguir su propio ritmo, disminuyendo lentamente la cantidad de carne que consume.

Beneficios de la dieta flexitariana

Según la experta, las personas que siguen una dieta semi-vegetariana tienen un peso corporal más bajo en comparación con las que consumen carne regularmente. Además, registran una menor incidencia de enfermedades metabólicas y tienen un menor riesgo de sufrir diabetes tipo II. Así mismo, combinar la dieta flexitaria con actividad física puede reducir los riesgos de cáncer de mama y próstata.

Suscríbete a nuestra newsletter. Se el primero en conocer las noticias sobre tus celebridades y miembros de la realeza favoritos y descubre las últimas tendencias en moda y belleza.