Vista de París

Viajes

París a través de los ojos de Inès de la Fressange

Icono de estilo y musa de Karl Lagerfeld, la exmodelo, diseñadora y empresaria lo cuenta todo en esta mirada íntima a la ciudad que más disfruta en el mundo.

Dinámica, expresiva y creativa, Inès de la Fressange es dueña de un espíritu verdaderamente chic, además de una inmensa joie de vivre. Su monumental carrera se debe en parte a que jamás ha sentido miedo de adentrarse en todos los rincones de la industria de la moda. Es modelo, dibujante, diseñadora de moda, propietaria de una boutique y colabora con Uniqlo. La también embajadora de la marca Roger Vivier (de madre argentina y padre aristócrata francés) nos cuenta con sinceridad lo que piensa cuando se trata de reinventarse a sí misma y de su amor por la vida parisina. “París tiene el sentido de la tradición pero sin la convención. Por eso es una ciudad estupenda para la creatividad. Es un lugar sin prejuicios sobre lo que es elegante y lo que no: las mujeres saben que pueden conseguir piezas fantásticas en lugares asequibles y que pueden crear looks fenomenales sin marcas ni etiquetas”, dice.


Inès en el Paris Fashion Week para la colección Chanel Primavera Verano 2020©GettyImages
Inés es considerada como una de las modelos más influyentes de todos los tiempos e icono del estilo Parisian Chic

Su primera impresión de París fue desde la perspectiva de una forastera, pero con una fuerte conexión con las mujeres aristócratas de su familia y linaje. “Cuando pienso en mi infancia en París con mi bisabuela, fue absolutamente como del siglo XIX: appartements en terciopelo rojo, mujeres con guantes blancos, choferes con gorras”, recuerda, describiendo lo divertido que fue tomar el metro desde el campo, aun cuando los asientos eran de madera.

También da crédito a su abuela por ser una fuente de inspiración por su sentido de la moda y el diseño. “Pasaba mucho tiempo con ella. Se vestía en haute couture y en ese entonces yo prefería jeans rotos pero finalmente aprendí mucho sobre las telas y los cortes. Me sirvió después cuando trabajé en el estudio de Chanel con Karl Lagerfeld”. Confesó que visitó por primera vez Montmartre cuando tenía 18 años y a pesar de su vacilación por ver un lugar “solo para turistas”, quedó gratamente sorprendida.

La autora de la trilogía Parisian Chic —una guía de estilo de la ciudad y al mismo tiempo un look book— vive al lado del Panthéon, en el V Distrito, un lugar que describe como juvenil y feliz con muchas universidades y escuelas. Su primer apartamento en la ciudad estaba en el jardín del Palais Royal. “¡Fue como vivir en un museo! ¡Increíble!”. Ahora se despierta al lado de un jardín con una palmera, dos tesoros fabulosos e insólitos en medio de la Ciudad de la Luz. “Me encanta la Margen Izquierda [del río Sena] para vivir. Es encantadora y es agradable poder caminar a todas partes. Rue de Tournon, rue de Bourgogne, rue Jacob son lugares hermosos. Trabajo en la Margen Derecha que es más internacional y es donde la mayoría de las marcas de lujo tienen sus oficinas y tiendas. Mi oficina en Roger Vivier está en rue de Faubourg Saint-Honoré. ¡Es muy sofisticada!”, confiesa risueña.

De esta área le encanta Les Jardins du Luxembourg en cualquier época del año y recomienda Le Bon Saint-Pourçain y Le Petit Celestin para comer. “Ambos son bistros de París típicos pero son muy buenos y nada turísticos”. Inés toma café en Le Cinéma du Panthéon y para satisfacer sus antojos de algo dulce le encanta un buen Mont-Blanc (torta de castaña) o L’Incroyable, una galleta de merengue y canela, cubierta con virutas de chocolate, que se venden en Aux Merveilleux.


Le Bon Saint Pourcain Paris©@lebonsaintpourcain
Este delicioso bistro está ubicado estratégicamente entre la Iglesia de Saint Sulpice y los Jardines de Luxemburgo

Cuando se siente romántica, visita La Butte Aux Cailles. “No es un distrito muy conocido pero parece un pueblo y es bonito pasear por allí cuando estás enamorado, y por supuesto por el río Sena”. Y los fines de semana, recomienda almorzar y observar a la gente en el mercado Marché des Enfants. Para una escapadita rápida, su lugar favorito es Deauville. “No queda lejos de París pero de repente estás en un ambiente diferente al lado del mar… ¡La luz y las gambas merecen la pena!”.


PARIS, BOUCHERIE©GettyImages
Vista de una típica carnicería parisina en el distrito 13 de la capital francesa, en el barrio Butte aux Cailles

Lo siente mucho por aquellos que tienen solo un día para explorar y están apresurados pero como una buena flaunese fashionista, Inès recomienda pasear por Marais y St Germain des Prés, y visitar la tiendas Le Bon Marché o Merci, la boutique de Roger Vivier para “los zapatos más bellos del planeta”, y su propia tienda, Inès de la Fressange Paris, un lugar especial para regalos y bonitos recuerdos. Su cuenta de Instagram, @inesdelafressangeofficial es una carta de amor a París, con pequeñas postales de rincones y momentos, una fuente de inspiración e ideas para encontrar cosas únicas y hermosas.


St Germain des Prés, en Paris©GettyImages
Vista de una calle en St Germain des Prés, en Paris

Como mujer, reconoce que en el tan reflexivo mundo de la moda y el diseño aún se puede mejorar. “No es el rol de las mujeres lo que ha cambiado, sino la imagen. La moda mejora cada seis meses. Ninguna otra industria cambia tan rápidamente y reflexiona tanto sobre sí misma, pero yo diría que imágenes de mujeres mayores deben aparecer más a menudo en los medios”.

Como la ciudad misma —clásica, elegante y a la vez siempre a la moda— Inès de la Fressange ha logrado dar una perspectiva desde dentro del estilo de una chica francesa con un enfoque universal y una visión innovadora. “París tiene una larga historia de moda y un patrimonio inmenso pero Francia siempre ha sido, sobre todo, un país que da la bienvenida a otras culturas y todas las nacionalidades. El proteccionismo es malo para la creatividad. Mira los nombres de la mayoría de nuestros diseñadores: originalmente son de otros países. Por eso, estar abiertos al resto del mundo es la clave del éxito”.

París: lo esencial según Inès de la Fressange

Los mejores diseñadores de joyas: Marie-Hélène de Taillac, en rue de Tournon, y Pascale Monvoisin, que se vende en White Bird, en rue du Mont Thabor.

La mejor tienda para jóvenes donde todos pueden encontrar cosas bonitas: Soeurs, en rue Bonaparte.

Para ropa vintage, cinturones y bufandas: Kiliwatch, en rue Tiquetonne, y Thanx God I’m a V.I.P, en rue de Lancry.

Para niños: Milk on the Rocks, en rue Mézières, y Bonton, en rue de Grenelle.

Expertos en cabello: Delphine Courteille, en rue du Mont-Thabor, y Christophe Robin para color, en rue Bachaumont.

Para ropa japonesa que dura toda la vida: 45RPM, en rue d’Alger.

Diseño de interiores: Caravane Bastille La Maison, en rue Saint Nicolas.

Para telas de lujo y alta calidad: Jansen & Jansen, en rue d’Anjou.

Los mejores vinos: Legrand, en rue de la Banque.

Para tortas: La Tarte Tropézienne, en rue Montfaucon

Para un café francés típico: The Clown Bar, en rue Amelot.

El mejor mercado de pulgas: Marche Paul Bert Serpette, en Saint-Ouen.

Los restaurantes favoritos: Ristorante La Corte, en rue Saint-Honoré, y Chez Paul, en rue de Charonne.

Tiendas que venden varias marcas: Pieds Nus, en rue Saint Anne y Simone, en rue Saint Simon.

Una tienda renovada muy cool: Uniqlo, en Rue Des Francs Bourgeois.

Suscríbete a nuestra newsletter. Se el primero en conocer las noticias sobre tus celebridades y miembros de la realeza favoritos y descubre las últimas tendencias en moda y belleza.
More about