¡Muévete! Cómo combatir los problemas de salud derivados del sedentarismo

La actual pandemia ha cambiado muchas de nuestras rutinas, pero hay que intentar mantenerse activo para evitar problemas

Dr. Eduardo Junco


Colabora desde hace más de 20 años en la revista ¡HOLA! con artículos de divulgación y actualidad​ médica. ​En esta pequeña sección encontrarás información sobre todos los temas que afectan a nuestra salud y bienestar diarios​. Y todo ello contado con un estilo ameno, didáctico y profesional.​

Hay que tener muy presente que la vida sedentaria, el sedentarismo, es un estilo de vida, una actitud, que perjudica la salud de las personas que lo realizan. En estos últimos tiempos, y a causa de las medidas de prevención de contagios en la pandemia COVID-19, a causa de los confinamientos, y las limitaciones geográficas de movimiento y desplazamiento, el ritmo de vida de muchas personas se ha modificado, han alterado sus horarios de trabajo, han aumentado el teletrabajo en casa, han disminuido su actividad física, han reducido su espacio vital a su hogar, a veces muy limitado, y, en definitiva, han obligado a cambios vitales que han potenciado la vida sedentaria y el sedentarismo.

Lee también: ¿Qué riesgos tiene para la salud permanecer muchas horas sentado?

Sedentarismo en la COVID-19

No hay duda de que las razones del sedentarismo en la situación actual de la pandemia son obvias y de fuerza mayor. Los imperativos de origen político y socio-sanitario, con la limitación de movimientos y desplazamientos, el “quédate en casa” y en ocasiones extremas, el confinamiento en el hogar, con limitaciones horarias de salidas al exterior, hacen que el sedentarismo se haya hecho presente en nuestras vidas y nos obligue, si queremos combatirlo a planificar y aumentar nuestra actividad física en forma de paseos, gimnasia u otras actividades.

Lee también: ¡Sin excusas! 10 beneficios para la salud si caminas todos los días

¿A quién afecta con más intensidad?

Las edades extremas de la vida son las más afectadas por este sedentarismo motivado por esta causa. A los niños, porque les limita su actividad física, tan necesaria para su desarrollo psicomotor y porque necesitan espacios abiertos y vida al aire libre para su equilibrio psíquico y físico. Mientras, a los mayores todavía les afecta más, pues modifica y altera su actividad física tan necesaria para el mantenimiento de su salud y les induce alteraciones emocionales de inseguridad y de temor.

Lee también: Síntomas de neumonía, una enfermedad que pone en jaque a los ancianos y menores

Enfermedades inducidas por la vida sedentaria

Que la vida sedentaria es un importante factor desencadenante en el origen de múltiples enfermedades, es un hecho comprobado y aceptado por la medicina moderna. Esta situación, además, se suele agravar por la existencia paralela en la mayoría de los caos de sedentarismo, de una alimentación excesiva e inadecuada, persistencia de estrés intenso y mantenido y la existencia de hábitos de vida nocivos para la salud como son el consumo de tabaco y de alcohol, circunstancias todas ellas que agravan más el pronóstico y favorecen la aparición de diversas patologías.

  • Según la OMS, la inactividad física está considerada como el cuarto factor de riesgo de mortalidad, asignando a la inactividad física gran influencia como importante factor en el acortamiento en la esperanza de vida.
  • La vida sedentaria es un factor determinante en la aparición de sobrepeso y obesidad. Las personas sedentarias comen más de lo necesario y queman menos calorías.
  • El sedentarismo prácticamente duplica la posibilidad de padecer diabetes tipo II y aumenta de forma notable la posibilidad de padecer osteoporosis.
  • La vida sedentaria aumenta la aparición de trastornos y enfermedades cardiovasculares y favorece la hipertensión arterial, siendo un importante factor de riesgo coronario.
  • Altera el ritmo y los patrones del sueño y es un importante factor en la aparición del insomnio.
  • El sedentarismo induce la aparición de alteraciones y desequilibrios psicológicos, genera trastornos emocionales, disminuye la autoestima e influye en la génesis de la depresión.

Lee también: ¿Sabías que cambiando estos 7 hábitos puedes aumentar 10 años tu esperanza de vida?

Secuelas psíquicas del sedentarismo

Dependiendo de la edad, la personalidad y la situación familiar y social del paciente las secuelas psíquicas y emocionales que se presenten tras el confinamiento pueden ser diversas. Las personas sensibles y predispuestas y de edad avanzada son las que con mayor probabilidad pueden presentar síntomas. El estrés postraumático, la ansiedad, la dependencia a las adicciones, las manías, las fobias, los tics y hasta la depresión, son síntomas y cuadros clínicos que se pueden presentar tras el confinamiento y que aunque suelen ser transitorios, si su intensidad es alta, deberán ser controlados por un especialista.

Lee también: Fobias que podemos sufrir tras el confinamiento

Cómo actuar para combatir la vida sedentaria

  • Muévete cuanto puedas en tus actividades domésticas cotidianas. No permanezcas mucho tiempo sentado sin moverte y levántate aunque no lo necesites.
  • Camina en forma de paseo o marcha, al menos 200 minutos por semana.
  • Si realizas teletrabajo en casa, levántate periódicamente y muévete. Haz ejercicios y practica movimientos de relajación.
  • Realiza tres veces por semana media hora de algún tipo de gimnasia, yoga o Pilates.

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie