gatoarenero

Mascotas

¡Las hemos probado! Tipos de arena de gato y qué hacer para evitar el mal olor

Los felinos son animales muy limpios, pero sus excrementos no dejan de producir un desagradable olor que inunda toda tu casa. Mira qué tipos de arena hay y cómo evitar que huela tanto

by Nuria Safont

Tener un gato en casa es una de las experiencias más divertidas y fascinantes que puede vivir una persona amante de los animales. Y es que los felinos, sobre todo si tienes la suerte de tenerlos desde muy cachorros, son unas mascotas inteligentes, ágiles, que aprenden muy rápido y por sí solas y, además, extremadamente limpias. Es raro encontrarte sus excrementos fuera del lugar donde tienden a hacer sus necesidades: su 'arenero'

Y es que los gatos, por naturaleza, necesitan un lugar donde hacer sus necesidades y seguir fieles a su instinto: enterrar su orina y excrementos para tapar el olor y protegerse de otros animales que puedan suponer una amenaza. Así lo hacen en estado salvaje. Y es algo que replican en nuestro hogar pese a no necesitarlo. Por tanto, la arena que elijas será importante para tu bienestar y el suyo

- Leer también: Cuatro remedios caseros para eliminar el olor a orina de gato

Diferentes tipos de arena 

Si has adoptado recientemente un gato, quizá no sepas que existen diferentes tipos de arena. 

Arena absorbente: se trata de la clásica arena de gato que puedes encontrar en cualquier tienda de animales o supermercados o pequeños establecimientos. Es la más barata. Será necesario que cambies de arena en tres días aproximadamente, según el animal y que limpies a fondo el arenero. No suele recomendarse si tienes más de un gato. 

Arena aglomerante: es fácil de limpiar, puesto que se forman terrones compactos con el pis o los extrementos de tu animal. Así, solo tendrás que retirarlos y añadir más arena si es necesario. Es la opción más recomendable si tienes un arenero autolimpiable. Puede durarte una semana. Tiene el inconveniente de que puede soltar algo de polvo y manchar el suelo. 

Arena de sílice: también se denomina arena de cristal o perlas absorbentes. Esta es la versión más práctica para aquellas personas que tienen poco tiempo y necesitan una arena duradera. También es la opción más cara. Ten en cuenta, en cualquier caso, que pese a durar más requiere un mantenimiento. Y, por supuesto, tendrás que retirar los excrementos a diario. Si tienes más de un gato, esta puede ser la opción más recomendable para evitar el mal olor. Pese a que el fabricante suele garantizarte un mes de durabilidad, nuestra experiencia nos ha demostrado que es conveniente cambiarla no más tarde de 15 días. 

Arenero con pellet: es una opción ecológica y puede resultarte práctica si tienes una estufa de pellet en casa. A pesar de la biomasa es un material absorbente, la mezcla del olor de sus excrementos con el de este material puede resultar un tanto desagradable. También se puede quedar pegada a las patas del animal. Y a algunos gatos no les gusta esta versión y optan por hacer sus necesidades en otro lugar. 

Otras arenas ecológicas: además del pellet, existen arenas de maíz, cáscara de nueces, hojarasca, etc. La principal ventaja es que son materiales biodegradables. Sin embargo, hay que acostumbrar a animal, puesto que, como decíamos, a algunos felinos puede no gustarles. La capacidad de absorción y de neutralización del olor dependerá del material. En general, este tipo de arenas necesitan un mantenimiento frecuente. 

Arenas perfumadas: muchas de las arenas absorbentes, aglomerantes, incluso, las de cristal pueden venir perfumadas para 'camuflar' el característico olor del pis y los excrementos de los gatos. También se pueden añadir polvos especiales a la arena para que huela mejor. Sin embargo, no hay que olvidar que estos animales son muy particulares y que pueden rechazar este tipo de arena optando por otras zonas de la casa, como maceteros, por ejemplo, que les resulta más 'natural'. 

- Leer también: Cosas que no le gustan a tu gato, aunque tú creas que sí

¿Qué tipo de arena elijo?

También tienes que tener en cuenta que una arena para gato debe elegirse en función del lugar en el que vivas, tus costumbres y los gatos que tengas, así como su edad. Tal como nos cuentan desde Kiwoko, estos son los factores que tienes que tener en cuenta: 

  • Número de gatos: si tienes más de uno, es conveniente que te inclines por arenas ecológicas o de sílice, ya que retienen mejor el olor y duran más. 
  • Cuáles son tus hábitos: es importante que antes de comprar una arena u otra te preguntes de cuánto tiempo dispones para limpiar el arenero. Si puedes hacerlo frecuentemente, bastará con que compres una arena absorbente, ya que son más baratas. Sin embargo, si dispones de poco tiempo, lo mejor que puedes hacer es inclinarte por arenas más duraderas, como las perlas absorbentes. 
  • Dónde vas a colocar el arenero: si tienes espacio en casa o, incluso, si cuentas con un patio o terraza, puedes comprar cualquier arena, aunque tienes que tener en cuenta que si te inclinas por una económica, necesitarás mantenerla casa a diario, sobre todo, si tienes más de un gato. Pero si va a estar en un lugar donde puede molestar el olor, lo mejor es que compres arenas más caras, inodoras, absorbentes y duraderas. 

- Leer también: ¿Qué revela la orina de gato?

También te puede interesar: 

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie